La corrupción: ¿Un cáncer sin cura?

Por:


-En México llega a niveles intolerables

-Prevalecen la Mordida y la simulación

 

En nuestro país la corrupción ha llegado a  niveles intolerables, México ocupa el nada honroso primer lugar en esa materia dentro de los países integrantes de la Organización para el Desarrollo Económico, (OCDE) y hasta los niños exigen un ya basta, como sucedió en el reciente Parlamento Infantil.

 

Casos como el monumental fraude de la empresa Oceanografía o los sobornos por 10 millones de dólares de la empresa brasileña Odebrecht a funcionarios de Petróleos Mexicanos para obtener contratos, o la Casa Blanca de la primera Dama son apenas un botón de muestra de las corruptelas que a través de la historia hemos sufrido los mexicanos.

 

Tan sólo en el 2015, -falta todavía el 2016- la Auditoría Superior de la Federación detecto irregularidades por 160 mil millones de pesos en la aplicación  del presupuesto federal, estatal y municipal, ¿dónde quedó la bolita? es lo que muchos  nos preguntamos.

 

 

Pero en México la corrupción va mucho más allá de lo que sucede en otros países del mundo, los gobernantes no sólo se enriquecen, sino que prevalece el derroche y la ineficiencia que son una sangría para el erario y nos afecta en la realización de obras que se requieren para el desarrollo del país.

 

El gobierno mexicano aumenta las gasolinas, porque según, mantener el precio actual costaría 200 mil millones de pesos, pero sin embargo, se pierden 160 mil millones y nadie, en los diferentes niveles de gobierno sabe dónde están.

 

La corrupción en los estados es escandalosa, los gobernadores manejan los recursos públicos a su antojo como quedó demostrado en las 14 administraciones que el año pasado terminaron su periodo y en donde se detectaron actos de simulación para el desvío de los recursos.

 

La corrupción es un cáncer muy avanzado en las instituciones mexicanas, sean de administración, legislativas o de justicia, en esta última donde, tan sólo en la Procuraduría General de la República existen 74,330 averiguaciones previas que el Ministerio Público no ha podido integrar.

 

Los partidos políticos reciben más de 5 mil millones de pesos cada año como prerrogativas que les otorga la ley a través del Instituto Nacional Electoral, pero además reciben por cada peso, cinco  de dudosa procedencia como lo denuncia el senador Armando Ríos Piter. Ese dinero no es contabilizado por el INE.

 

El derroche en muchas áreas del gobierno es escandaloso, como quedó demostrado en gobiernos estatales que el año pasado terminaron su gestión. Casos como el de la esposa del gobernador de Veracruz, Javier Duarte, ahora prófugo de la justicia, que viajaba en helicóptero al puerto, de ahí se venía al aeropuerto de Toluca en el avión oficial y desde esa terminal aérea la trasladaba otro helicóptero a sus citas con el estilista, son para dar vergüenza.

 

Pero lo que más daña es la impunidad, pocos funcionarios de alto nivel han pisado la cárcel, normalmente los mandos medios son los culpables y en ocasiones hasta se les premia con un cargo como sucedió recientemente con el ex -gobernador de Zacatecas, Miguel Alonso Reyes, que despacha muy tranquilo como director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo, (Fonatur).

 

-En otras ocasiones los funcionarios corruptos son premiados con un exilio dorado, una embajada sin tener la más mínima preparación diplomática, como el caso del ex –gobernador de Coahuila, Enrique Martínez y Martínez, quien después de dejar temblando a la Secretaría de Agricultura, Pesca y Recursos Naturales, fue premiado con la embajada de Cuba.

 

La población clama castigos para quienes han medrado con los recursos del erario, no quieren medidas extremas como las que se aplicaron en Singapur en donde toda figura pública corrupta o policías fueron fusilados, pero si algo como las decisiones que ha tomado el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynsky, quien llevará ante los tribunales al ex –presidente Alejandro Toledo y bajo la consigna de “los corruptos no nos robarán la esperanza” decidió que ningún gobernante acusado de corrupción pueda tener siquiera la posibilidad de regresar a la administración pública, simplemente les decretó “la muerte civil”.

 

LAS CINCO FORMAS MÁS COMUNES DE CORROMPER

 

1.-La “mordida”, es la más común y se presenta por faltas en la vialidad o la realización de un trámite
2.-El “Moche” y el soborno son comunes para la adjudicación de contratos de obra o pagos por la realización de un servicio.
3.-Las “empresas fantasma” que son creadas para desviar recursos del erario, lavar dinero y evadir impuestos.
4.-La ineficiencia, es también una forma de corrupción sobre todo cuando se pone en cargos a personas que no están aptas para desarrollarlos.
5.-El derroche, la utilización de recursos públicos para privilegiar a los funcionarios consentidos de una administración.

¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.