BRINDÓ AYUDA A MILES DE MIGRANTES

Por:

Tamaulipas.- En el trayecto de la frontera a Ciudad Victoria, monseñor Óscar Guadalupe Lozano viajó con una preocupación: “Temía que me pasara lo que sucedió en el reciente Premio Óscar a la mejor película, y que me dijeran ¡Disculpe nos equivocamos!”.

 

Pero no ocurrió así. En sesión solemne, en el Congreso del Estado,  este miércoles el sacerdote católico recibió la Medalla al Mérito “Luis García de Arellano” 2017, por la Sexagésima Tercera Legislatura de Tamaulipas.

 

Durante más de 30 años Lozano Molina los dedicó a apoyar a los migrantes en la frontera de Tamaulipas, motivo por el cual fue galardonado. El gobernador Francisco García Cabeza de Vaca también le impuso la medalla.

 

El presidente de la Junta de Coordinación Política, Carlos Alberto García González, leyó una semblanza de monseñor, en la que destacó que en 1967 ingresó al seminario de Matamoros, estudió filosofía y teología, fue ordenado diácono en la Parroquia del Espíritu Santo (ahora Catedral) en Nuevo Laredo, lo ordenó sacerdote el Papa Pablo Sexto en la Basílica de San Pedro, el 29 de junio de 1975.

 

Relató que, de 1976 a 1978 fue Vicario en la Parroquia del Santo Niño en Nuevo Laredo, situada a dos cuadras del puente internacional, lo cual la hacía lugar de llegada de los deportados y otros migrantes que pedían auxilio.

 

“Fue ahí su primer contacto con el drama que viven nuestros hermanos migrantes, y la difícil situación y nula ayuda que éstos recibían, lo hicieron abrazar esa gran misión que lo estaba esperando”, mencionó el legislador panista.

 

Añadió que, el sacerdote ha tenido la oportunidad de ayudar, por muchos años, “a miles de seres humanos que imploran apoyo y misericordia, porque están marcados por el sufrimiento y la indiferencia que caracterizan a su peregrinar migratorio”.

 

 

Monseñor Óscar Guadalupe agradeció el honor de recibir esta distinción, y dijo compartirla con hombres y mujeres, organizaciones e integrantes de otras iglesias que están sirviendo a los hermanos migrantes en todo Tamaulipas.

 

“Dedico esta medalla a los migrantes que en este momento están siendo repatriados, a las madres y niños migrantes que están siendo separados, a los que no hayan el camino en el desierto y ya no aguantan el hambre y la sed, a los que están siendo en este momento encarcelados o maltratados, a los que mientras estamos aquí enfrentan injustamente una infame discriminación”, agregó.

 

Destacó que en estos tiempos no se puede negar la crisis humanitaria que ha significado la migración de miles de personas que han atravesado desiertos y montañas, que salen expulsados por la violencia y pobreza, por lo que pidió tener abierto el corazón a los migrantes.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.