INSECTOS QUE NUTREN

Por:


El chapulín de milpa: de plaga a alimento con alto valor nutricional

 

 

En Tlaxcala, José Moreno Sánchez producía trigo, maíz y avena en su Rancho San Isidro El Moral, un día comenzaron a llegar los chapulines, “porque un vecino comenzó a traer alfalfa de Huejotzingo, Puebla y traía esta plaga, que es endémica en la zona de los volcanes, pero en Tlaxcala no existía”.

 

Es una plaga muy resistente, comenta José Moreno, “le pones los insecticidas más fuertes, y a los dos días, ahí están de nueva cuenta los chapulines. Desesperados comenzamos a cambiar de cultivos y nada, los chapulines se alimentan de las hojas, le encantan las leguminosas, pero se comen los granos y hasta a los magueyes”, platica el entrevistado.

 

Cansado, dejó a los chapulines en paz y comenzó a ver como aumentaba la población de insectos, los observaba y así, un día, cayó en la cuenta de que los chapulines son un gran alimento, demandado no sólo en México, sino en el mundo como comida exótica o gourmet. Y se dijo: “si no puedes contra el enemigo, únete a él” y decidió sembrar amaranto para que sirviera de alimento a los chapulines, a fin de recolectarlos y venderlos.

 

 

El primer año el problema sanitario, se convirtió en un proyecto productivo exitoso: logró una cosecha de 1.8 toneladas. Después, cada año captura más de tres toneladas de chapulines que comercializa a buen precio en diversos mercados.

 

Junto con su esposa instaló una pequeña empacadora y un frigorífico para cocinar los chapulines, empacarlos y los venderlos naturales, al mojo de ajo o en deliciosas salsas.

 

Recientemente, ingresó a un programa que impulsa el gobierno federal a través de la Comisión Nacional Forestal, que consiste en combinar la actividad agrícola con la silvicultura, a través del cual sembró árboles de cedro blanco, que brindan beneficios económicos en un mínimo de ocho años.

 

 

Además de que ahorra en químicos y protege el medio ambiente, mientras sus árboles crecen, cosecha los chapulines y por lo menos una tonelada por hectárea de los productos que siembra entre los cedros para alimentar a los insectos, como avena, amaranto, trigo, triticale y maíz, que vende a fabricantes de alimentos balanceados, de productos de panadería y pastas de la región.

 

“Si te gusta, el campo es un buen negocio, comenta, más con los apoyos que nos da el gobierno federal, y si además, te aplicas y le das valor agregado a tus productos, ganas bien”, resalta con orgullo José Morales, que con apoyo de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) ha construido silos y alguna otra infraestructura para la operación de sus tierras.

¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.