Columnista en Latitud Megalópolis

Ángel Pérez Sánchez

 

Periodista de toda la vida. Con amplia experiencia los ámbitos gubernamental y privado. Reportero de los periódicos Diario de México, Sol de México, Unomásuno, El Financiero. Eterno aprendiz de la profesión.

Alumno de las mejores Academias de México: Carlos Septién Garcia y Universidad Nacional Autónoma de México.

Puro cuento


En México es característico que sus ciudadanos carezcan de memoria. Cuando se trata de alguna mala situación en la que se ve involucrad@ algún político o política, pronto olvida el hecho debido a la estrategia que utilizan aquellos con ese fin.

 
Hablamos del caso de la diputada Eva Cadena Sandoval, quien supuestamente recibió 500 mil pesos y 50 mil dólares, en sendas ocasiones, para entregárselos a su líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Manuel López Obrador, igual que en 2004 cuando René Bejarano, secretario particular (en ese entonces) de López Obrador, recibió del empresario Carlos Ahumada más de tres millones de pesos en efectivo y que, se supone, también eran para Manuel López Obrador.

 

Ayer en las redes sociales surgió una noticia que, de ser cierta, ofendería a cualquiera, pero que no descartamos se trate de una estrategia para hacernos olvidar el caso de Eva Cadena. Según se dijo que en gira por el Estado de México, López Obrador fue amenazado de muerte por el supuesto grupo delictivo la Familia Unida.

 

A decir de los grupos policiacos existentes en la entidad mexiquense, dicho organización no existe, o por lo menos, no se conoce en la entidad. Por eso digo que se trata de un distractor para hacernos olvidar el asunto de Eva Cadena que ya debería estar siendo investigada por la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales.

 

Los políticos se las gastan de esa manera y no descarte estimado lector que lo de la “amenaza” es una estrategia para que fijemos nuestra atención en este tema y olvidemos que hasta el momento Eva Cadena no ha podido justificar lo del dinero recibido. No ha podido decir de dónde vino el dinero, quién se lo dio, si se lo entregó o no a López Obrador. Ella dice que lo regresó pero no tiene pruebas de ese hecho.

 

López Obrador, por su parte, nunca pudo defender a Eva ni informó si recibió el dinero. Sólo acertó a decir que la mujer había caído en una trampa obra de la mafia en el poder.

 

En fin, esperemos que lo de la supuesta amenaza al político tabasqueño sea solamente llamarada de petate y la pretensión de un engaño a la población.

¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.