Marco Polo Aguilar Villanueva

Licenciado en periodismo, con más de 35 años dedicado al oficio más bello del mundo, como calificara el escritor colombiano Gabriel García Márquez al periodismo.

Sus inicios fueron en el año 1976 en el periódico OVACIONES, rotativo en el que permaneció durante 10 años, para luego especializarse en el manejo de oficinas de prensa.

Fue Coordinador de Comunicación Social del Gobierno del Estado de Guerrero en el periodo del gobernador José Francisco Ruiz Massieu.

Estuvo como Coordinador de Relaciones Públicas en la Dirección General  de Educación Técnica Industrial de la Secretaria de Educación Pública, con el ingeniero Raúl González Apaolaza

Fue Jefe de Información en la Delegación Iztapalapa cuando el Jefe Delegacional era René Are Islas.

Con Ángel Aguirre Rivero, como gobernador, de nueva cuenta participó en la Representación del Gobierno del Estado de Guerrero en la Coordinación de Prensa

En la Cámara de Diputados, fue Jefe del Departamento de Monitoreo de Radio y Televisión durante cinco años.

Regresó a Coordinar la Prensa en el Gobierno del Estado, con Zeferino Torreblanca Galindo.

Se fue al estado de Guerrero como Subdelegado de Comunicación Social de la Presidencia de la República.

Actualmente es asesor en el Senado de la República y tiene una colaboración de una columna política en los medios Diario 21 de Iguala, Diario Puntual, Diario de Taxco y las páginas digitales entresemana.com. analisisafondo.com, guerrerohabla.com, vorágine.com y desde luego latitudmegalopolis.com

Zona Sísmica


*La violencia con gobiernos perredistas

 

*Con Zeferino y Aguirre, no hubo remedio

 

*A Astudillo se le “cargaron las pulgas”

 

Por más que queremos olvidar aquella frase del primer gobernador perredista, Zeferino Torreblanca, de que “contra el narco ni quiero ni puedo” o los actos de omisión frente a la delincuencia organizada cometidos por Ángel Aguirre, en el mismo encargo y de la misma filiación política, es inevitable recordar que fue con el PRD cuando del año 2005 al 2015 se vivieron los peores momentos que dieron oportunidad para que creciera la violencia, casi de manera incontenible, en Guerrero.

 

Cierto que la violencia llegó a su cúspide cuando el entonces presidente Felipe Calderón en diciembre del 2006 le declaró la guerra al narcotráfico, pero ya el estado sureño venía arrastrando una ola de violencia. La cuestión es que fue en el año 2012, cuando se vivió la etapa más cruenta en Guerrero.

 

Pero como reza el refrán popular, al “perro más flaco se le cargan las pulgas”.

 

La situación de inseguridad y la oleada de violencia que se viven actualmente en el estado, han atrapado la atención nacional e internacional, colocando a Héctor Astudillo Flores y su gobierno en el “ojo del huracán”.

 

No obstante, afirma el senador Esteban Albarrán Mendoza al hablar del tema, esta situación no es privativa del estado de Guerrero y se inscribe en un contexto general que mantiene al alza los hechos violentos de la delincuencia organizada en la mayor parte del país.

 

El legislador guerrerense no está muy alejado de la realidad.

 

Circula una estudio, que forma parte de un Programa de Políticas de Drogas del Centro de Investigación y Docencia Económicas, por sus siglas CIDE, una de las instituciones de educación superior más prestigiadas de nuestro país, en donde se menciona que estados con igual o más violencia, se mantiene por debajo de los índices que según hay en Guerrero, porque la prensa estatal y nacional han cubierto con un menor porcentaje los hechos violentos.

 

Entre esos estados aparecen: Tamaulipas, con un 13 por ciento; Coahuila, con 30;Estado de México, con 32; Veracruz, con 33; Zacatecas, con 34; Tlaxcala y Nuevo León con 36; Hidalgo, con 37; Chiapas con 39 y Michoacán con 31.

 

Incluso, en la base de datos del CIDE, se revela, si bien no en los niveles de violencia de las anteriores entidades, que la guerra contra el narco también se libró en la Ciudad de México, en donde se tenía la certeza de que la lucha en contra y entre las organizaciones criminales no había penetrado, pero son datos que se mantuvieron muy ocultos en el sexenio de Felipe Calderón.

 

Tal vez en Guerrero los hechos delictivos tengan una mayor repercusión porque el estado es un foco de atención, tanto en México como el extranjero por la notoriedad que han alcanzado casos como Acteal, Aguas Blancas y más recientemente Ayotzinapa.

 

Una cascada de críticas adversas, la mayoría de ellas con escasos fundamentos, se han desatado en la prensa nacional e internacional, lo que indica que Héctor Astudillo está descuidando considerablemente este frente y el “fuego amigo” lo ha alcanzado.

 

Un ejemplo muy claro está en el pasado asesinato del secretario general del PRD, Demetrio Saldívar Gómez, en donde de inmediato dirigentes estatales y nacionales del partido del sol azteca se pusieron a solicitar la renuncia de varios funcionarios, incluyendo la del mismo gobernador y esta se propagó como epidemia por todo el estado y el país.

 

Sin embargo, en las administraciones perredistas ocurrieron descontentos en la CETEG, la muerte de su líder Armando Chavarría o se provocó la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa en Iguala y no sucedió nada, porque eran del mismo partido.

 

Para el senador Esteban Albarrán los asesinatos de políticos en el estado “no dejan de ser reprobables y lamentables, pero son hechos sintomáticos del desorden de seguridad que tenían los gobiernos perredistas. El estado enfrenta momentos difíciles, pero se remonta a gobiernos atrás”.

 

El senador señala que el gobernador Héctor Astudillo  ha enfrentado con acciones concretas esta situación tan difícil que vive Guerrero y propone que deben de ser respaldadas por todos los guerrerenses y “trabajar a brazo partido con los tres niveles de gobierno para así lograr un estado más próspero y superar los momentos difíciles que se viven”.

 

Como un ejemplo, el legislador guerrerense puso a Victoriano Wences Reza y a Evodio Velázquez, líder estatal del PT y presidente municipal de Acapulco, de extracción perredista, quienes están dispuestos a respaldar institucionalmente a la administración del gobernador Héctor Astudillo.

 

“Lo que hoy demanda Guerrero es trabajo y no confrontación y hacer comentarios que, en lugar de denostar, propongan soluciones”, señaló Albarrán Mendoza.

 

Destacó que aunque el gobernador Astudillo heredó un estado en efervescencia política y con el entorno social contaminado por la inseguridad, su administración ha marchado con la ley en la mano y los derechos humanos están salvaguardados para la sociedad en su conjunto.

 

Comentó que el gobernador Héctor Astudillo ha enfrentado cotidianamente el problema de la inseguridad, que se ha vuelto complejo y delicado, y prueba de ello son las incesantes giras de trabajo que ha realizado por los 81 municipios del estado.

 

“El gobierno se dio a la tarea de organizar el gobierno, las finanzas públicas, expedir el Plan Estatal de Desarrollo y mantener la comunicación con la sociedad diversa y regional. Se pudo lograr la gobernabilidad, se acabaron bloqueos y actos de vandalismo”, aclaró.

 

La cuestión es que Guerrero es un estado que ha sufrido por años la pobreza, ya sea por sus políticos, por caiques y ahora por el crimen organizado, pero lo que se requiere es proponer soluciones inmediatas y que el mismo gobernador cite a la sociedad civil organizada para poder ver una solución a este flagelo, pero que los integrantes de su gabinete no lo dejen morir sólo. ¿Tú qué opinas distinguido lector?

 

Movimientos telúricos…El pasado viernes, padres de los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa que fueron desaparecidos en Iguala y algunos activistas que los acompañaban, causaron destrozos en la Cámara de Diputados en San Lázaro, debido a la tardanza de los diputados federales por recibirlos…finalmente se acordó que citarán al procurador General de la República, Raúl Cervantes, para que entregue informes sobre los avances relacionados con la intervención de los soldados del Ejército, los policías municipales de Huitzuco y los ministeriales, estatales y federales identificados…este fin de semana el PRD celebró una reunión de los comités municipales y el Comité Ejecutivo Estatal, para analizar la unidad de las izquierdas en alianza formal para el proceso electoral del 2018…se acordó que el PRD irá en unidad con Morena y todas las organizaciones internas del PRD…incluso, el próximo 7 de mayo realizarán una marcha en Chilpancingo,  Guerrero y esta será la consigna que llevarán todos los comités y militantes…también, este fin de semana fue asesinado el coordinador de zona de la policía investigadora ministerial, Humberto Organista…en el atentado también murió otro civil y uno más quedó gravemente herido…el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera estuvo asesorando en seguridad al gobernador Héctor Astudillo, mientras el antes llamado Distrito Federal, se coloca como una de la ciudades en donde a diario sube la violencia, ya que Mancera resulto ser más gris que su cabello… marcop1055@hotmail.com

¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.