Jesús Carranza

LA PROSA DE LO HUMANO


Refrito en tiempo de libros

 

Alfonso Vázquez Sotelo Director de Bibliotecas del Estado de Coahuila y su equipo de colaboradores llevan sobre sus lomos la organización de la Feria del Libro de Arteaga (FILA) edición 2017.

 

La primera Feria del Libro de estas tierras, la organizó Patricia Gutiérrez Manzur en la librería Julio Torri, sobre la calle Victoria, en el centro de la ciudad, hace 20 años; posteriormente, ella la cambió al Museo de las Aves. Con Armando Sánchez Quintanilla, en la Dirección de Bibliotecas, la Feria del Libro dio un viraje  al instalarse en el Museo del Desierto y  Ricardo Aguirre Gutiérrez la  llevó al Centro Cultural Universitario,  en Arteaga.

 

Desde el pasado viernes y hasta el domingo 7 de mayo, los principales libreros del país estarán en Arteaga, en espera de compradores compulsivos y de lectores insaciables.

 

Hay toda clase de clientes, desde los que compran libros para adornar la sala de la casa y presumir un acervo bibliográfico, como si fuera herencia. Muchos de los libros vendidos serán ornato. Lucirán por años en la sala con las pastas empolvadas hasta que un adolescente los lleve un día a una librería de viejo y los venda para comprar unas caguamas.

 

Disfruto ir a las ventas de libros para ver la gente caminar por los corredores, acercarme a escuchar qué obras interesan; unos buscan libros de superación personal, otros, aparentan ser más cultos, preguntan por las obras completas de Miguel de Cervantes y de Shakespeare.

 

Recuerdo el año pasado una señora que trabó un altercado con un empleado. La dama estaba obsesionada por adquirir la colección completa de la Biblia. Ella argumentaba: “son 66 libros y usted nomas me está dando uno”, la acompañaba un joven con unas cajas para ayudarle con tan pesada carga.  El dependiente se esforzaba en explicarle que el ejemplar contenía los 66 libros, desde el Génesis del Antiguo Testamento, hasta el Apocalipsis del Nuevo Testamento. No la convenció. Ella y su ayudante siguieron su peregrinar entre los estantes de libros, en busca de  la Tierra Prometida.

 

En este tiempo de campañas políticas, muchos aspirantes a los distintos puestos de elección popular se darán la vuelta por la Feria del Libro para buscar un texto que contenga la clave secreta para ganar elecciones, una fórmula mágica para arrasar en las urnas, un secreto para echarse a la bolsa los electores.

 

En esta semana, a la gente le brotará el gusto por la lectura y a otros el puro gusto de comprar. Adquirirán libros de recetas de cocina, mecánica automotriz, hipnotismo, jardinería, corte y confección de ropa, idiomas, esotéricos, entre muchos otros.
Quien no tenga suerte con las mujeres podrá adquirir algún libro que contenga la clave para convertirse en un galán irresistible. Otros buscarán la fórmula para cambiar de pareja.

 

La ocasión amerita para que la gente acuda a la Feria del Libro y compre ejemplares para regalar. Recibir de obsequio una obra literaria implica una responsabilidad.  Quien recibe un libro tiene la obligación de leerlo y realizar un sesudo ensayo mental, para cuando le pregunten: “¿qué te pareció el libro que te regalé?”, pueda responder con un resumen sucinto.  De otra forma, si se queda mudo por no saber qué decir, demostrará que el libro fue arrumbado en un rincón sin ningún interés.

 

Unos buscarán con ahínco libros para bajar de peso. Otros para ganar estatura.  Hay un libro, “15 Secretos para rejuvenecer” de Gaby Vargas, especialista en imagen personal; este libro es uno de los más vendidos en México en los últimos días. La gente se interesa por adquirir conocimientos para lograr la  paz interior,  tener buena salud y mente sana… el libro de doña Gaby Vargas se empezó a vender como pan caliente,  derivado de la frase que acuñó hace unas semanas nuestro Presidente Enrique Peña Nieto: “La crisis está solo en la mente”. Otros, para abundar en el tema de la purificación, buscarán las historietas de Kalimán, que además, la radionovela se escuchaba en la mayoría de las estaciones de México. Don Kalimán popularizó una frase, seguramente, ésta inspiró a nuestro mandatario: “quien domina la mente, domina todo”.

 

Las revistas de aventuras,  Kalimán y el Libro Vaquero, fueron  de las producciones  más leídas por los mexicanos del siglo pasado.

 

La mejor forma de pasar las tardes esta semana: aventurarse en los pasillos de la Feria del Libro de Arteaga  y  cabalgar entre Don Quijote y el Libro Vaquero.

 

www.jesuscarranza.com.mx

¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.