Columnista en Latitud Megalópolis

Ángel Pérez Sánchez

 

Periodista de toda la vida. Con amplia experiencia los ámbitos gubernamental y privado. Reportero de los periódicos Diario de México, Sol de México, Unomásuno, El Financiero. Eterno aprendiz de la profesión.

Alumno de las mejores Academias de México: Carlos Septién Garcia y Universidad Nacional Autónoma de México.

Puro Cuento


El viernes pasado en el municipio de Nezahuálcoyotl, cuatro policías y un militante del Partido Revolucionario

 

Institucional murieron a balazos por un grupo de desconocidos que supuestamente pretendían asaltar las oficinas del Comité de Gestión Social del PRI, en la colonia La Perla y en donde según se estableció, no había dinero.

 

Fue en el municipio en donde Juan Zepeda Hernández, candidato a la gubernatura del Estado de México del Partido de la Revolución Democrática (PRD), presume que la seguridad fue su prioridad, que se vive casi, casi en el mundo feliz y que ese ejemplo será a seguir cuando él sea gobernador mexiquense.

 

Debido a los hechos el presidente municipal, Juan Hugo de la Rosa, también del PRD, y el director de la policía municipal Jorge Amador Amador, quisieron prenderse las estrellas con los familiares de los policías caídos y decir que lamentaban los hechos, que se haría justicia y bla, bla, bla.

 

Los parientes de los policías que murieron en cumplimiento de su deber reclamaron a Hugo de la Rosa y al jefe policiaco por no dar las garantías necesarias a los uniformados. Dijeron que los policías carecen de chalecos antibalas, de armas, de uniformes y además, en caso de descompostura de la patrulla, ellos deben pagar la reparación.

 

En el encuentro, hubo un enfrentamiento verbal entre las partes y Hugo de la Rosa tuvo el descaro de llamar mentirosos a los familiares de los policías muertos porque según él los elementos de seguridad están bien dotados de los implementos necesarios para desempeñar su labor.

 

Otro reclamo sentido y fuerte fue que las ambulancias no llegaron a tiempo para trasladar a los heridos, de hecho dos de las personas murieron en el hospital.

 

El municipio de Nezahuálcoyotl es una bomba de tiempo. Ya lo habíamos mencionado, quien domina en el lugar es el grupo delictivo La Familia y eso es de conocimiento de Juan Zepeda. De hecho, puede observarse camiones del Ejército Mexicano custodiando las calles ante la falta de capacidad de la policía municipal y estatal.

¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.