Ernesto Madrid

Ernesto Madrid Gutiérrez se inicio como periodista desde muy joven al lado de su padre Ángel Madrid Valderrábano quién se desempeñaba como coordinador del periódico Ovaciones. Estudio la carrera de Administración de Empresas de la cual se quedo en el 6to semestre para reivindicar su camino e iniciar la Licenciatura de Periodismo en la Escuela “Carlos Septién García” la cuál concluyó y se titulo. Ha trabajado en medios como: El Heraldo de México, El Sol de Zacatecas, El Sol de México, Excélsior y en medios electrónicos como Televisa Zacatecas, TV Azteca, MVS Noticias con Ferriz de Con, Carmen Aristegui y Javier Solórzano. Estuvo también en Televisa Radio, Radio Trece Noticias, con Abraham Zabludovsky y Carlos Loret de Mola en investigaciones especiales, Radiorama , Televisión Educativa y retorno a Noticias MVS al lado de Carmen Atistegui. Se ha desempeñado como Subdirector de Relaciones Públicas en el Injuve, Director de Proyecto Políticos en el Gobierno del Estado de Morelos y jefe del Departamento de enlace interinstitucional en la Dirección General de Comunicación Social de la Presidencia de la República. En la actualidad colabora en diversos medios de comunicación como Siete 24 Noticias y RRC Noticias entre otros.

PUNTO CRÍTICO


ABORTO Y COMPLICIDADES EN LA CDMX

Por paradójico que parezca en la Ciudad de México, donde se permite el aborto hasta las doce semanas de embarazo, las autoridades capitalinas cuentan con una red de médicos coludidos con el Sistema de Salud que facilitan ésta práctica hasta más allá de la gestación permitida, para realizar esta práctica.

De acuerdo a una investigación realizada por el que esto escribe, la norma aprobada hace diez años señala que la Interrupción Legal del Embarazo (ILE), no debe pasar las doce semanas, sin embargo en clínicas del sistema público de salud de la CDMX ofrecen e invitan a jóvenes mujeres a acudir a clínicas o consultorios privados para practicarles el aborto.

Pero los casos van más allá, de acuerdo a un tema documentado por este periodista, donde una joven embarazada aceptó camuflagearse como supuesta madre con intención de abortar, acudió al Hospital Materno Infantil de Inguarán en donde le dijeron que no era peligroso el legrado a pesar de superar los cuatro meses de gestación, incluso le ofrecieron canalizarla con una asociación civil y/o a un médico privado.

“Vaya con el doctor que está en Villa Coapa, por el Metro Taxqueña, es mejor. Yo le recomiendo que vaya con él, le voy a dar su teléfono. Todos estamos en la red, nada más que nosotros estamos en la Secretaría (de Salud)”, dijo, la médico Laura García, según lo documentamos a través de una cámara oculta.

Lo delicado es que al menos 42 clínicas privadas coludidas con las autoridades capitalinas que se desprenden de las recomendaciones que se realizan desde las 5 clínicas de salud del Distrito Federal y las 8 de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México, existe una abierta complicidad para practicar abortos más allá de las 12 semanas de gestación poniendo en peligro la salud, tanto física como psicológica de las pacientes, porque no hay intervención posterior, según se constato.

El Punto Crítico es que las autoridades se deslindan pero se contradicen.

De acuerdo a la respuesta de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México a través de su portal de transparencia, con número de folio 0108000087817, “un aborto es la interrupción del embarazo después de la décima segunda semana de gestación y de acuerdo al artículo 144 del Código Penal para el Distrito Federal esta situación es penada”, lo cual en la realidad no sucede.

Varias empresas especializadas ofrecen hacer abortos en la Ciudad de México y son visibles a través de propaganda en internet, dicen que desde $1,900 y hasta $6,900 pesos cobran, pero muchas mujeres que van con más de las 12 semanas les dan entrada por cifras de entre 15 y 20 mil pesos por estar ya fuera de tiempo, poniendo en riesgo su vida.

A pesar de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) reporta que en México cada año se practican un millón de abortos, un informe oficial obtenido vía la Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Rendición de Cuentas de la Ciudad de México, documenta que en 10 años se han realizado 175 mil 104 Interrupciones Legales del Embarazo (ILE).

Lo anterior constata, no sólo la doble moral del gobierno capitalino, sino el doble discurso, la complicidad, el engaño y la violación al Código Penal, para proteger a los 42 hospitales privados que laboran con ellos y que realizan abortos después de los 3 meses de gestación.

A este respecto hay que agregar que el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), los protege ya que acuerdo a lo publicado por José Woldenberg en el diario Reforma el 13 de julio de este año, esta agrupación traslada de otros estados, a niñas de entre 10 y 16 años de edad para practicarles el aborto o legrado (según sea el caso) en la Ciudad de México.

Es claro y plausible que el aborto se lleve a cabo por motivos de violación, como las 70 mil 630 denuncias detectadas en torno a violaciones entre enero de 2009 y 30 de junio de 2016 (que no en todos los casos no logran abortar), pero esta cifra no es real ante los casos documentados.

En contraste las instituciones de salud pública sólo existen 61 abortos registrados, sólo que lo delicado es detectar hasta donde se pone en riesgo la vida de la niñas o mujeres y cuáles son las causales que las clínicas privadas argumentan, inventan o acomodan, para redondear los negocios de clínicas privadas al amparo del gobierno capitalino.

¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.