“IRMA” SENSIBILIZA MEXICANOS AL RESCATE

Por:


Buró de los Ángeles, CA.- A solo unas horas de la salida del huracán Irma de territorio floridano, y ya disminuido a tormenta y quizás depresión tropical, no puede uno evitar voltear a ver los resultados del meteorológico: es un desastre en toda la extensión de la palabra, los daños son cuantiosos y si se suman a los que unos días antes dejo el huracán Harvey en Texas, especialmente en la ciudad de Houston, una de las más importantes de los Estados Unidos, los resultados son exorbitantes.

Los números preliminares hablan de 290 mil millones de dólares, nada menos que el 1 y medio porciento del producto interno bruto estadounidense. Son muchos los ámbitos dañados, el primero seria el hogar, es decir el daño a las familias, hay lugares donde ya las inundaciones, ya los inconmensurables aires, se llevaron todo: comida, muebles, vehículos, desde carros, camionetas y camiones, hasta lanchas y botes de mediana y gran envergadura. En las calles, los servicios públicos como el tendido eléctrico, el internet, las banquetas, el drenaje, puentes, todo, o mucho de ellos quedaría inservible.

Hacia el martes 12 de septiembre, dos terceras partes de la población de Florida estaba sin energía eléctrica. La agricultura, en la que tanto Texas como la península tienen grandes producciones, vieron graves perdidas, el turismo, la construcción, la extracción y refinación de petróleo, y claro las aseguradoras, todos estos mercados fueron afectados gravemente.

La economía del país no cerrara con el crecimiento esperado debido a estos hechos de la incontenible naturaleza. Aunque aquí mostramos cifras de análisis solo preliminares, estas no dejan de manifestar la certeza de investigaciones fundadas en datos, pero en contraste, las instituciones estadounidenses, tendrán que reconocer, que la política antiinmigrante de los últimos gobiernos federales, no solo el de Donald Trump pues, dificulta contar la importancia de la mano de obra de los latinos, especialmente en materia de construcción de nuevas obras y reconstrucción de las dañadas.

La mano de obra de los incansables obreros mexicanos, como lo fue en Nueva Orleans con Katrina, esta vez volverá a ser base del resurgimiento de la mayoría de los negocios de ambas regiones, y aunque ello no signifique el reconocimiento publico de la sociedad o del gobierno, si habrá un reconocimiento industrial, dando la oportunidad, como siempre y aquí si, literalmente, “por debajo del agua”, a aquellos héroes anónimos, que desde la mano de obra no calificada, reconstruirán mucho de lo perdido.

¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.