Filiberto Monter Santiago

Comunicólogo por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

Once años de experiencia en medios informativos como radio, televisión y prensa.

Editor, reportero, fotógrafo, amante de la crónica y fan de los deportes.

Comunicólogo por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

Once años de experiencia en medios informativos como radio, televisión y prensa.

Editor, reportero, fotógrafo, amante de la crónica y fan de los deportes.

Campeón de chocolate


Matemáticamente el campeón defensor de la Liga Bancomer está fuera de la liguilla. Las Chivas no son protagonistas en el Apertura 2017, no pelearán por la defensa de su título y parecen descarriadas.

Un campeón de chocolate que suma en el presente torneo apenas una victoria, seis empates y cuatro derrotas que lo posicionan en el lugar 16 de la tabla general.

Su marca es inclusive peor a la que acumulaba por allá del Apertura 2014 y Clausura 2015, cuando peleaba por no descender, año futbolístico en el que inclusive llegó a ocupar el sótano en lo que se refiere al cociente.

Chivas no descendió para su fortuna, luego su irregularidad le permitió jugar una semifinal e inmediatamente al torneo siguiente no clasificó a la liguilla; el 2016 fue su año regular, pero sólo le alcanzó para instalarse en los cuartos de final.

Después, este 2017, por allí de mayo, alcanzó la gloria y se coronó campeón tras sobreponerse a Tigres, un campeonato en otro periodo de irregularidad.

El conjunto de Guadalajara no ha sabido ser constante en los últimos años para su afición, que también se ha contagiado y no ha asistido al estadio; un campeón de chocolate que deja muchas dudas en la obtención de su título.

En plena final polémica dirigida por Santander, las Chivas lograron sobreponerse a unos Tigres que arrasaron en cuartos de final y semifinales, pero que increíblemente se cayeron en la final.

La otra cara de la moneda fueron las Chivas, que si bien a lo largo del Clausura 2017 en sólo una fecha estuvieron fuera de zona de clasificación, en liguilla avanzaron con puros empates, algo paradójico.

A la cosecha del torneo de liga se sumó el de copa, un doblete que hizo a sus aficionados ponerse la camiseta de nuevo y presumir al llamado “campeonísimo” por las calles.

Nos obstante, este torneo han sido una caricatura, un fiasco, un equipo de Almeyda que sólo reflejó un espejismo al golear a Pachuca en el Hidalgo, su única victoria en la presente campaña.

Así el pasado y presente de uno de los equipos con mayor afición en México, pero que indudablemente ha quedado a deber en este torneo en el que se quedará sin liguilla y en el que confirmará ser un campeón de chocolate incapaz de defender su corona.

¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.