MANUEL ATIENZA ESBOZO DEL HOMBRE Y EL DERECHO

Por:


UN ESBOZO DEL PENSAMIENTO DE MANUEL ATIENZA

El pasado 10 de octubre se presentó en la Suprema Corte de Justicia de la Nación el libro: “Filosofía del Derecho y Trasformación Social” de Manuel Atienza, distinguido abogado y filósofo español, admirador de Star Wars –de ahí el título de su libro “La Guerra de las Falacias”. Una vez más compartió su conocimiento en México, pues ya en 2015 visitó la Facultad de Derecho de la UNAM en el marco del IV Coloquio de Retórica, Hermenéutica y Argumentación Jurídicas, e impartió la ponencia magistral: Argumentación Jurídica y Falacias, en donde tuve a bien conocerlo personalmente y comprobar su amplio conocimiento y sencillez para compartirlo.

Con motivo de su reciente visita la cuestión subyacente es: ¿Cuál es la importancia del pensamiento de Manuel Atienza? Hoy por hoy con el cambio de paradigma en la impartición de justicia mediante la implementación del principio pro persona y la reforma constitucional de 2011 en derechos humanos, Manuel Atienza es referencia obligada, para cualquier estudioso del Derecho que desee aprender argumentación jurídica. Su libro “Las Razones del Derecho” –muy didáctico- es un compendio de las principales teorías de argumentación jurídica, resumen que hace las veces de introducción a grandes autores como: MacCormick, Alexy, Viehweg, Toulmin, Perelman, entre otros, y que sienta las bases para hablar del Derecho como argumentación, es decir, como un discurso incluyente que se construye día a día; y no como una entelequia, cuya única función era aplicar a raja tabla el derecho al hecho –subsunción o también llamado silogismo judicial. Pero también aborda a estos autores, desde una óptica crítica, lo que ayuda mucho al estudiante para formar un criterio.

En las primeras páginas de su libro “Las Razones del Derecho”, señala que el buen jurista debe destacar por su capacidad de argumentación –es decir, dar buenas razones. Bajo esa tesitura la argumentación de acuerdo a Atienza tiene 3 ámbitos: 1) en la producción o implementación de normas jurídicas (proyecto de ley de proceso legislativo); 2) en la resolución de casos por parte de los jueces por parte de los jueces, autoridades administrativas y litigantes; y 3) en la dogmática jurídica como fuente del Derecho. Con ello el jurista demuestra la relevancia y trascendencia de la argumentación en el Derecho.

Asimismo apunta Atienza que el discurso jurídico debe analizarse bajo dos ópticas: a) el contexto de descubrimiento (la norma jurídica o el hecho del que se parte) y b) el contexto de justificación (la argumentación como tal que brinda operatividad al Derecho, es decir, a la norma que será aplicada). Estas dos ideas son claves para definir al Derecho como argumentación, ya que, Manuel Atienza ataca la lógica formal, por consiguiente al silogismo judicial como única vía para la aplicación y formulación del Derecho. Porque para Atienza el Derecho no es un conjunto de normas, sino una práctica social guiada y consensuada por valores, porque el Derecho es un canal axiológico que propicia el cambio social –estas ideas están ampliamente recogidas en su más reciente libro: “Filosofía del Derecho y Trasformación Social”. La argumentación es en síntesis la vía que permite la construcción del Derecho y su evolución.

El pensamiento de Manuel Atienza es muy amplio, se invita al lector a abundar en sus obras; debemos recordar que el derecho a fundar y motivar –establecido en los artículos 14 y 16 constitucionales- como derechos que se dan por asentado, suelen caer en argumentos redondos, que no propician la crítica y ni el desarrollo del Derecho, por evidente que parezca, la motivación en las sentencias, a veces, es escasa. Hasta hace poco esa situación no importaba, pues el Derecho se concebía como una mera cultura de la legalidad, incluso en las aulas, cuando era estudiante –no hace mucho- varios maestros decían: el Derecho no busca justicia ni una función social, solo busca que se cumpla la formalidad jurídica, la legalidad. Idea que abrevaba en un Derecho que no reparaba en el contexto ni en el ejercicio de argumentación para aplicar una norma jurídica. Idea de ha cambiado debido a la inmersión del discurso de derechos humanos en el sistema de justicia. En horabuena por la nueva obra de Manuel Atienza y por su trabajo en general.

¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Un comentario

  1. Jesús Barrera García dice:

    Exlente artículo maestra Aida.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.