Filiberto Monter Santiago

Comunicólogo por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

Once años de experiencia en medios informativos como radio, televisión y prensa.

Editor, reportero, fotógrafo, amante de la crónica y fan de los deportes.

Comunicólogo por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

Once años de experiencia en medios informativos como radio, televisión y prensa.

Editor, reportero, fotógrafo, amante de la crónica y fan de los deportes.

CAMPEÓN DE CHOCOLATE


La vara alta del sub 17

El triste desempeño de la selección mexicana sub 17 en el mundial celebrado en India, dejó un mal sabor de boca para comentaristas, periodistas y aficionados.

Y es que la vara que dejaron en Perú 2005 y México 2011 jugadores como Dos Santos, Vela, Esparza, Villaluz, Briseño, Julio Gómez y Espericueta, entre otros, es muy alta.

Y no sólo ellos, también quienes estuvieron en Nueva Zalanda 1999 (Cuartos de Final); Finlandia 2003 (Cuartos de Final); Emiratos Árabes Unidos 2013 (Subcampeón); y Chile 2015 (Cuartos de Final).

El seleccionado que ‘compitió’ en India no ofreció mucho, basta ver sus números con apenas dos juegos empatados, dos derrotas y ni una sola victoria; hasta octavos de final.

Tal parece que todo se limitaba a lo que hiciera Lainez y De la Rosa, jugadores con experiencia en primera división y con un nivel de juego a destacar; pero de ahí nada.

Aquí los menos culpables son los chavos que dieron lo mejor de sí, limitados, pero por esa falta de oportunidad para mostrarse en la cancha gracias a intereses económicos que prefieren la llegada de extranjeros a nuestro futbol.

Por mucho que haya un torneo exclusivo para esta categoría en México, los juveniles no pasan de enfrentarse unos con otros, mientras que en variados países hay quienes debutan desde los 16 años en Primera División.

La vara es alta porque en esta categoría ya se alcanzaron dos títulos mundiales y porque, queramos aceptarlo o no, se tiene la obligación de por lo menos acceder a instancias finales.

México es considerado potencia en sub 17, pero se debe trabajar aún más por mantener ese mote, y priorizar juveniles sobre extranjeros aunque la regla así lo marque.

Labor de los mismos clubes en fuerzas básicas, labor de directivos, labor de entrenadores y, sobre todo, labor de los jugadores para que con su mismo descaro al jugar pidan una oportunidad a gritos ser debutados e incluidos en la plantilla del primer equipo.

Entonces habrá más Lainez, más De la Rosa, más Espericuetas, más Briseños, más Julios Gómez, más Velas, más Villaluz; más campeones sub 17 para que la vara siga siendo alta en este torneo.

¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.