Jorge Hernández Álvarez

Comunicólogo egresado de la UNAM, con especialización en temas económicos y finanzas, así como administración de riesgos de precios de commodities y sistemas agroalimentarios.

Ex-reportero de diversos medios y con mas de siete años de experiencia en manejo de oficinas de prensa.

JUEGO DE NÚMEROS


El adiós a Carstens

@jorgehalvarez

En dos semanas el presidente del Banco de México (BANXICO), Agustín Carstens, dejará la titularidad de este organismo encargado de mantener una política monetaria sana para nuestro país y definir las metas de inflación, tasas de interés y paridad cambiaria.

Desde 2009 este economista egresado del ITAM estuvo al frente del Banco de México, posterior a su paso como titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) durante la administración de Felipe Calderón.

Todos recordamos que célebre frase de que “a México sólo le iba a dar una gripa”, en referencia a la crisis económica que se avecinaba por los problemas financieros y devaluación de las propiedades en Estados Unidos, lo cuál, afectó considerablemente al país, principalmente en el tema de las exportaciones y el comercio.

Sin embargo, logró hacer una transición relativamente rápida de este periodo de turbulencia financiera (entre dos y tres años) y consiguió un manejo adecuado de la política monetaria en el país, así como una relativa estabilidad en las tasas de interés.

Esto, debido a que se concretó la compra de coberturas (en economía son figuras similares a los seguros para diversos tipos de productos) en los mercados mundiales para bienes como petróleo, que han permitido hacer frente a los altibajos en la economía a gran escala.

Además, durante varios años, estabilizó las tasas de interés bancario, lo que facilitó la adquisición de créditos para el desarrollo productivo, esto quiere decir que con tasas de interés competitivas se facilitó el acceso a recursos monetarios para el establecimiento de nuevas empresas y para el consumo de bienes y servicios dentro del territorio mexicano.

Aunque, desde 2015 se ha registrado un incremento gradual en las tasas de interés referencial de Banco de México, de 3.15 a siete por ciento (poco más del doble), el cual, de haberse incrementado con mayor rapidez y no tener un manejo adecuado de los esquemas de coberturas, podría haber representado una crisis económica.

Otro punto favorable para Carstens al frente de Banxico, es el hecho de haber impulsado las subastas de dólares con el fin de controlar el mercado cambiario e impedir que el valor de esta divisa extranjera creciera de manera errática, afectando la inflación en el país.

Recordemos, que durante este sexenio el valor del dólar se ha incrementado en alrededor de 47.5 por ciento, sin embargo, sin la actuación del Banco de México esta cifra podría haber sino más elevada.

El paso de Agustín Carstens por el Banco de México, sin lugar a dudas representó una etapa de estabilidad en la política monetaria del país, la pregunta ahora es ¿Quién podría llenar el hueco que deja?

Para llevar

La negociación por el TLCAN aún no permite confirmar que este acuerdo comercial pueda seguir en pie durante los próximos años, ¿qué ganará la popularidad o el bienestar económico?

¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.