Marco Polo Aguilar Villanueva

Licenciado en periodismo, con más de 35 años dedicado al oficio más bello del mundo, como calificara el escritor colombiano Gabriel García Márquez al periodismo.

Sus inicios fueron en el año 1976 en el periódico OVACIONES, rotativo en el que permaneció durante 10 años, para luego especializarse en el manejo de oficinas de prensa.

Fue Coordinador de Comunicación Social del Gobierno del Estado de Guerrero en el periodo del gobernador José Francisco Ruiz Massieu.

Estuvo como Coordinador de Relaciones Públicas en la Dirección General  de Educación Técnica Industrial de la Secretaria de Educación Pública, con el ingeniero Raúl González Apaolaza

Fue Jefe de Información en la Delegación Iztapalapa cuando el Jefe Delegacional era René Are Islas.

Con Ángel Aguirre Rivero, como gobernador, de nueva cuenta participó en la Representación del Gobierno del Estado de Guerrero en la Coordinación de Prensa

En la Cámara de Diputados, fue Jefe del Departamento de Monitoreo de Radio y Televisión durante cinco años.

Regresó a Coordinar la Prensa en el Gobierno del Estado, con Zeferino Torreblanca Galindo.

Se fue al estado de Guerrero como Subdelegado de Comunicación Social de la Presidencia de la República.

Actualmente es asesor en el Senado de la República y tiene una colaboración de una columna política en los medios Diario 21 de Iguala, Diario Puntual, Diario de Taxco y las páginas digitales entresemana.com. analisisafondo.com, guerrerohabla.com, vorágine.com y desde luego latitudmegalopolis.com

Zona Sísmica


  • AMLO y Mead: la rifa del tigre
  • El regreso de Aguirre a la política
  • Mead una garantía, asegura Albarrán

Ni el intenso frío de la gélida mañana dominical pudo acallar la euforia de algunos, ni adormecer la esperanza de que algo se gesta, que ahora sí, ayude a sacar a México de la postración en estas horas decisivas.

Todos los caminos parecieron ayer desembocar hacia el rumbo de Insurgentes Norte, en donde la parafernalia priista dio curso al registro del doctor José Antonio Meade Kuribreña como su precandidato a la presidencia de la República.

En un acto que revivió las viejas prácticas de un partido que busca renacer de sus cenizas, miles de militantes y simpatizantes del tricolor arribaron de todos los puntos de la ciudad y de diferentes localidades del país, para expresar su apoyo a quien los representará en la planilla electoral que el año próximo definirá el rumbo que seguirá México por los siguientes seis años.

Cientos, miles de selfies, inundan ahora el espectro digital de las redes sociales y dan constancia de que hoy, el signo es diferente y las herramientas tecnológicas jugarán un papel inédito en la elección por venir, tal y como ya lo anticiparon en la elección a gobernador que llevó al poder a Alfredo del Mazo Maza en el Estado de México.

Según dicen los enterados, en política la forma es fondo y con esta unción anticipada, Meade es formalmente el abanderado del Partido Revolucionario Institucional para contender por la presidencia de la República en 2018, en las que prometen ser las elecciones más competidas y vigiladas en la historia de México. Lo demás, será mero trámite.

Cabe destacar el mensaje de Meade por su sencillez, por su estructura tan digerible y por dejar asomar algunas de las propuestas de gran calado que darán soporte a su plataforma de campaña.

Sin duda un mensaje conciliador, con un tono de humildad, agradecimiento y con una propuesta incluyente para hacer frente al enorme reto de remontar posiciones y transformar en ganador, un proyecto que al cierre de 2017 parece llegar con retraso a la palestra política.

Según las encuestas publicadas la semana pasada por diarios de circulación nacional, Meade ocupa hoy en día, la tercera posición en cuanto a las preferencias del electorado, atrás, por más de 20 puntos, de Andrés Manuel López Obrador, quien el día 12 de diciembre, curiosamente, el día de la Virgen Morena, será investido como el candidato oficial de MORENA.

La de ayer, fue apenas una leve muestra del músculo del priismo corporativo, con el que Meade y sus aspiraciones, serán respaldadas, pero también representa un mensaje entre líneas a los morenistas y al propio tabasqueño.

Meade encarna un inédito equilibrio con la figura de López Obrador. Del candidato del Frente Ciudadano por México, sea quien sea, si es que surge antes de que la tan anunciada fractura ocurra, la distancia seguirá siendo abismal.

Su experiencia al ocupar cinco Secretarías de Estado, su conocimiento del entorno internacional y de las fluctuaciones financieras del mundo globalizado, entrañan para AMLO el hueso más duro de roer, en su tradicional aspiración de conducir el destino del país.

Por si esto fuera poco, la figura de la señora Juana Cuevas, es el contrapeso ideal para Beatríz Gutiérrez, la esposa de López Obrador y más allá de las dotes de cantante de la segunda, ambas se convertirán en grandes polos de atracción para las aspiraciones de sus cónyuges.

En una entrevista reciente, Meade aseguró que en este gran reto, el adversario a vencer será él mismo, refiriéndose a que todo dependerá del proyecto y de su capacidad para convencer a sus electores.

Por su parte, López Obrador, apeló de nueva cuenta a su gran ventaja en las encuestas.

Pareciera que en esa visión, el tabasqueño se ciega con la ilusión óptica de la pista de atletismo. Al inicio de una carrera de 400 metros, los competidores son colocados en marcas que aparentemente los ubican en marcas por delante de los demás competidores. Pero esto se debe a la forma de la pista y al carril que se les designa.

Cuando la competencia entra en su fase final, esa “ventaja” desaparece y en la recta final, cada competidor pone el resto de su capacidad física y anímica para un cierre de fotografía.

Así, la ilusión de la ventaja “inalcanzable” bien podría quedar sólo en eso, aunque todo parece indicar que será un final de fotografía, ya ve, por cómo se las gastan de un lado y del otro.

Elementos como el uso de la Big Data, el conocimiento preciso de las preferencias de los más diversos sectores del electorado en cada momento y sobre todo, las herramientas que arrojarán las necesidades, palmo a palmo de los indecisos, serán elementos que definirán el rumbo de la elección de julio de 2018.

Para los suspirantes, haber ganado la rifa del tigre, apenas empieza a mostrar la magnitud del reto y los ajustes que deberán hacer sobre la marcha.

Por lo pronto, la elección promete que esta vez “si habrá tiro”, pues los priistas postularon a un hombre con trayectoria e inteligencia, pero al elegir al más panista de los priistas, urdieron confrontar con el mejor contrapeso disponible, a la figura y propuesta de AMLO.

Los días por venir ratificarán esta aseveración a la que se irán incorporando elementos de peso como la voluntad real de combatir la impunidad, de establecer un combate frontal a la inseguridad e incluso, colocar en la agenda, la innegable influencia del narcopoder y la delincuencia organizada en su proyecto de ir más allá de las buenas intenciones o del elegante giro verbal del discurso político.

¿O tú qué piensas amigo lector?

Movimientos telúricos…Todo parece indicar que el regreso de Ángel Heladio Aguirre Rivero a la política, es un hecho, o al menos, el perredismo en pleno, ha avalado la continuidad en su carrera política, aunque en Guerrero bien representará una “piedrita en el zapato” al PRD, ya que los padre de los 43 muchachos desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa, lo perseguirán y boicotearán todos los eventos y lugares por donde vaya, pero nadie escarmienta en cabeza ajena…Para el senador Esteban Albarrán Mendoza la designación en el PRI del doctor José Antonio Mead Kuribreña, como aspirante a la presidencia de la República garantiza la estabilidad y transformación de México…el senador guerrerense afirmó que con Mead “hay seguridad de que tiene las cualidades requeridas para conducir a nuestro país a un buen puerto”…marcop1955@hotmail.com

¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.