ZOOLÓGICO DE ARAGÓN EN EL ABANDONO

Por:


EN EL ABANDONO EL ZOOLÓGICO DE ARAGÓN.

TRISTE PANORAMA DEL LAGO, HOY “AGUAS NEGRAS” ESCASA VIGILANCIA.

LAS LANCHAS SE ESFUMARON AL IGUAL QUE EL TRENECITO.

UN “FOCO DE INFECCIÓN” LATENTE.

Un paseo al zoológico de San Juan de Aragón, enclavado en la Delegación Gustavo A. Madero, en la Ciudad de México, con la compañía de la familia, va a servir de un momento agradable para romper horarios y compromisos múltiples, laborales y profesionales, fue la intensión que llevaba ayer por la mañana; distraerme y disfrutar de la naturaleza, es más me prometí ser un ciudadano común: no criticaría, no reflexionaría nada, ni hablaría de nada, trataría de ver todo BONITO. Así lo hice, llegué a éste, uno de los pocos pulmones verdes que existen en la capital; serían como las 12 del día cuando estacioné el coche, me pasé caminando hacia el zoológico, cuando empezamos el recorrido para observar a las diferentes especies de animalitos que pernoctan en este lugar, me permitieron distinguir, que hay varios espacios destinados a mapaches, gatos monteses, coyotes, que no tienen al habitante que dice en el letrero que ponen al frente de cada casa-hogar, si acaso vimos echados a un león viejo y tres leonas aburridas, y un desnutrido gorila sentado, como “esperando la muerte”, se le reflejaba en su carita su trizteza, cuyos ojos miraban para ningún lado; posteriormente unas cinco jirafas y un elefnte, cada quien en su hábitat, sí pero los escasos animalitos que se vieron como las siete cebras, unos dos búfalos, se notaban todos “entierrados”, sin ganas de nada, ya sin hambre; todo estaba seco, hasta el pasto; el agua del único elefante que se encontraba ahí, era pestilente y con eses combinadas con el vital líquido, olía fétido, daba pena EL CUADRO de olvido y desolación que reflejaba el zoológico, la escasa gente que también hacía su recorrido, comentaba del abandono en que tienen a estos animalitos, algunas señoras decían, “oye este zoológico, está peor que hace cuarenta años, se ve sucio, sin mantenimiento, y peor en la pesera gigante, en donde el agua está completamente turbia”, sí, la que está en el subterráneo, para ver tras cristales al lobo marino, las focas y bueno, en total como cuatro animalitos acuáticos, que por lo sucio y turbio de las peseras gigantes, sólo se notaban una que otra pesada sombra de estos mamíferos, además de una gran fuga que a nadie le importa cerrar y puede estar a punto de colapsar, así como los vidrios con óxido en diversas partes. “No puede ser posible que tengan así de olvidados a estos pobres animalitos”, decían algunos padres de familia y se oyó también a un señor de lentes decir “por eso estamos como estamos, la gente no quiere hacer lo que le corresponde, pues no que por eso acabaron con los circos?, por el maltrato animal? , y enfatizó vámonos no aguanto esto ching…madre”. COINCIDÍ que sí, en que hay dos soluciones para que termine este abandono de estos escasos animalitos, una que se privatice este importante pulmón verde o dos que lo cierren , y que regresen a estos animalitos a su hábitat natural, porque sí, el lugar se ve tétrico, hasta cuando vimos al cóndor, que más bien parecía un buitre gigante, sin comida alguna, bueno sin carroña; se veía hambriento; -una niña de escasos siete años dijo, “mamá ésa es una bruja”, No niña replicaba la madre, un tanto apenada, “que sí, se parece a la que sale en las pinturas de Blanca Nieves”, y sí efectivamente la niña no mentía en su apreciación, a la vez que finalizaba, “mamá, ya vámonos, aquí está re feo”… EFECTIVAMENTE, ESTE ESPACIO natural que debiera ser hermoso, resultó ser por su apariencia, como si uno hubiera decidido dar una vuelta a algún desierto, en busca “del sueño americano”, porque al igual que se ve abandonado y con UN SOLO POLICÍA uniformado, UNO SOLO, de repente me dije en mis adentros, voy a sacar a mi familia de aquí, no sea la de malas que hasta nos vaya a atracar algún sujeto o rata de “dos patas” y ni quien se dé cuenta. NO DIJE NADA, en voz alta, pero al regresar por el auto, me dijeron mis hijas y mis dos nietos “vámonos al lago a remar o al trenecito”. DIJE bueno, para compensar, lo del desaliñado desierto, perdón zoológico de Aragón, “SI, MIRE, está ahí derechito como a doscientos metros”, me aconsejó un trabajador de LA ARAGÓN “sígase de largo, OIGA, pero ya no hay lanchas y el lago ya es de “aguas negras” y sólo hay patos, una que otra garza y unos seis pelícanos hambrientos, NO ME IMPORTÓ, pero sí es cierto, el trenecito aquel que hace cuarenta y cinco años me paseó con mis amiguitos de unos 10 años de edad, ya NO EXISTE y las lanchas MENOS, qué pasó? quién se llevó parte de nuestro MÉXICO?, sólo una viejita que vende escasas hamburguesas y hotdog, me comentó que unos japoneses estaban muy interesados en comprar todo este gran pulmón verde y hacerlo UN SIX FLAGS, yo me pregunto porqué, QUE TRISTEZA!!!, cuánto daño le han hecho a nuestro MÉXICO, las autoridades que nos gobiernan, por FAVOR YA PÁRENLE, qué les estamos dejando a nuestros hijos ya HUMANICÉMONOS UN POQUITO, esto ya es CLAMOR GENERAL… Y hoy me entero que dos de mis familiares fueron llevados al doctor porque se enfermaron de conjuntivitis, por el polvo pestilente de EL ZOOLÓGICO de La ARAGÓN, HÁGANME USTEDES, el favor caray…MEJOR me hubiera ido al de CHAPULTEPEC, o estará igual???

¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.