SUPONIENDO SIN CONCEDER

Por:

Una idea radical

Se ha dicho que el problema de la Delincuencia Organizada, en su vertiente de tráfico de narcóticos, debe combatirse a través de la ruta del dinero, incluso se llegan a utilizar adjetivos ofensivos, como si fuera gracioso repetir la fórmula de la ruta del dinero: ¡es la economía, estúpidos! (atribuida a James Carville). Todo lo cual es razonable, si los grandes capos no contaran con dinero, me parece que, no serían tan dominantes como lo han llegado a ser: el control de las policías, de funcionarios públicos, presidentes municipales, redes de vigilancia… necesita dinero. Es cierto y razonable, pues incluso se llega a poner el ejemplo de Al Capone, se le detuvo por, una cuestión de dinero, los impuestos.

 

Para este tema, del dinero mafioso, se crearon incluso dependencias mexicanas especializadas en perseguirlos a través de dicha ruta. Así tenemos que en la Secretaría de Hacienda el tema se encarga a la Unidad de Inteligencia Financiera; en la Procuraduría General de la República se cuenta con la Unidad Especializada en Investigación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, Falsificación o Alteración de Moneda, de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada; la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, a través las Direcciones Generales de Prevención de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, y la Policía Federal cuenta con diversas divisiones relacionadas con el tema.

Entre las más conocidas, pues existen más organismos dedicados al tema, lo que debería de ser suficiente, pero no es así, pues cuando vemos los datos de las cifras económicas que manejan las organizaciones delictivas en México, así como la violencia asociada, cuyo rasgo más visible son las ejecuciones, inclusive el año pasado fue considerado entre los más violentos de los últimos sexenios.

Si el tema es, como se pregona el tema del dinero o su ruta, si lo seguimos desde las grandes cifras hasta su origen, me parece que llegaremos al arroyo que genera el rio, y en este caso sería el consumo, ni siquiera el narcomenudeo, es el consumo estúpidos podríamos decir, a riesgo de vernos tan vulgares como se ven los que así lo pregonan, por lo que es preferible decir: es el consumo el origen del problema.

Esto es, todo ese sistema se alimenta del simple comprador, si algo se disputan los grupos mafiosos a punto de pistola es precisamente el mercado local, el pequeño mercado. Por lo que si pensamos en términos radicales, si un día dejaran de comprar narcóticos para el consumo personal quienes son consumidores habituales se pondría en jaque el mercado, cuál mercado, todo el mercado. Sería socavado en sus mismos cimientos.

Para lograr este objetivo, el gobierno mexicano cuenta con la Comisión Nacional Contra las Adicciones, la que se ha dedicado a asumir compromisos en la prevención y atención de adicciones, y a firmar convenios para la atención del consumo de drogas, lo que a la luz de lo que necesita este país resulta ser nada.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.