PERCEPCIÓN DEPORTIVA

Por:

Tragedia italiana

Hace poco tiempo platicaba en Monterrey con un periodista italiano que habla muy bien el español: primero sobre el Papa, la Iglesia católica y las ciudades; luego vinieron los estadios, los jugadores representativos y cerramos nuestra charla con la selección italiana.

No nos imaginábamos, más bien creo que nadie, que la gran Italia se quedara fuera del Mundial de Rusia 2018. Nadie. Pero hoy es una realidad que le duele no sólo al San Siro, donde Suecia logró el cero que le asegurara el boleto a la justa veraniega.

Le duele también a un país por demás futbolero, a una liga de las más importantes en el orbe y, por supuesto, nos duele a los que amamos el futbol, porque sencillamente no imaginamos un mundial sin Italia.

Lloró Buffon y junto a él muchos, una leyenda que no llegará a su sexta participación en una Copa del Mundo, que no logró su cometido de retirarse después de disputar el torneo al que asisten las mejores selecciones del planeta.

La tragedia italiana no es obra de la casualidad, a pesar de ser tetracampeona del mundo y siempre ser un contendiente digno en certámenes internacionales, ya que los dirigentes de este futbol defensivo por historia se han dormido en su laureles y han hecho lo prohibido, lo vano.

Pasajes como el descenso de la Juventus por amaño de partidos, el decaimiento de sus principales clubes a nivel europeo y los malos manejos financieros han creado un hilo de hechos desafortunados.

Todo esto se suma a lo deportivo: Italia no clasificó a los mundiales más recientes de Sub-20 (2011, 2013 y 2015), recién este 2017 salieron terceros. La mayoría del plantel no debutó en Primera. Nada es casualidad.

En tanto, de 77 posiciones posibles en los clubes más representativos de este país, sólo el 27 % de jugadores son titulares: Milan, 5; Juventus, 3; Inter, 3; Roma, 3; Fiorentina, 3; Lazio, 2; y Nápoli.

Algo que afirma lo dicho por Paolo Cannavaro, hermano de Fabio: “Que se vayan las momias que gestionan el fútbol italiano, sin darle espacio a los jóvenes en el campo”.

Al margen de esto, honor al gran Buffon, quien ha perdido la oportunidad de ser el único jugador en estar en seis mundiales; y laureles para Baggio, Pirlo, Cannavaro, Di Natale, Vieri, Maldini, Toni, Del Piero y Zambrotta, entre muchos otros forjadores de la gran Italia, esa que levantara su última Copa del Mundo en Alemania 2006.

La tragedia italiana se dio y así, sin más, perdemos la oportunidad de ver a la escuadra azzurra en Rusia 2018.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.