Filiberto Monter Santiago

Comunicólogo por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

Once años de experiencia en medios informativos como radio, televisión y prensa.

Editor, reportero, fotógrafo, amante de la crónica y fan de los deportes.

Comunicólogo por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

Once años de experiencia en medios informativos como radio, televisión y prensa.

Editor, reportero, fotógrafo, amante de la crónica y fan de los deportes.

PERCEPCIÓN DEPORTIVA


EL EQUIPO DE MÉXICO

Sí, hoy Pachuca es el equipo de México y de la Concacaf, quien representa a la zona en el Mundial de Clubes que se celebra en los Emiratos Árabes Unidos, con la responsabilidad y obligación de trascender, ahora sí, después de tres intentos fallidos.

El conjunto hidalguense buscará tener su mejor actuación en el certamen luego de lo realizado en el 2010, 2007 y 2008, este último, año en el que lograron ubicarse en el cuarto sitio.

El Pachuca debe demostrar porque fue amo y señor en la zona que le vio coronarse en abril pasado, precisamente ante Tigres, final que ganó 2-1 en el global, con un Franco Jara reconocido como mejor jugador del torneo.

Seguramente que de entre Guzmán, ‘Urreta’, ‘Conejo’ y Gutiérrez, al que extrañarán será a Hirving Lozano, quien los hizo llegar a estas instancias gracias a sus ocho tantos marcados, pero que hoy los apoyará sólo en lo anímico desde Holanda.

Ingrediente especial son los tres años que se cumplen de la llegada de Diego Alonso a la institución que le dio la oportunidad de graduarse como director técnico, uruguayo que ha respondido al levantar el Clausura 2016 y la Concacaf 2017.

Si bien no lograron colarse a la liguilla de este cierre de año en el campeonato mexicano, producto de la irregularidad con la que encararon el Apertura 2017, los Tuzos tienen en sus manos hacer un buen papel en el Mundial de Clubes, gracias a que la llave de eliminación les favorece.

El sábado se presentan ante el campeón de África, Wydad Casa Blanca de Marruecos (07:00 horas tiempo de México); de ganarlo se encontrarían en el camino al Gremio de Brasil, reciente campeón de la Copa Libertadores, pero no con la jerarquía de algún otro club brasileño o argentino.

De superar adversidades, el Pachuca se enfrentaría al Real Madrid en una hipotética final con la que sueñan los más de 10 mil aficionados, en su mayoría hidalguenses, que viajaron con la esperanza hasta Abu Dhabi.

A ellos podríamos sumarnos propios y extraños porque, como siempre lo he dicho, cuando se trata de un club mexicano en este tipo de instancias, la obligación es quitarse los colores y apoyar al que representa la nación y a la zona futbolística que muchas veces es criticada por el nivel que muestra en el plano internacional.

Hoy los Tuzos tienen una nueva oportunidad de hacer historia y mejorar esas dos actuaciones decorosas de clubes mexicanos: la del Necaxa en el 2000 y la del Monterrey en 2012, de no irse en la primera ronda como lo hicieron en el 2007 y de ganarse el digno distintivo de ser “el equipo de México”.

¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.