CON MANUEL MONDRAGÓN EL AUMENTO MÁS SIGNIFICATIVO DEL CONSUMO DE DROGAS EN MÉXICO

Por:

 

Como indica la tradición política mexicana, los mexicanos no nos debemos enterar de los temas tratados con los gobernantes de Estados Unidos a través de los conductos oficiales sino por los conductos no oficiales. Por un lado no nos enteramos de lo que trató la entrevista que sostuvo don Peje con el secretario de Estado de Estados Unidos Michael R. Pompeo –y no leía ni escuché a nadie reclamando-, pero sí lo hicimos, en lo que nos resulta de interés, a través de la entrevista que Danielle Dithurbide le realizó a Pompeo a través del canal oficial del nuevo régimen, Las Estrellas, en lo que me resultó de particular interés el tema de las drogas ilegales, respecto de lo cual Pompeo refirió que los Estados Unidos están particularmente preocupados en “disminuir la demanda”, inclusive, informó, el presidente de Estados Unidos “firmó una orden ejecutiva para reducir la demanda de drogas.” Según lo indicado una de las preocupaciones es reducir la demanda, por ende el consumo, que podemos deslizar debió ser uno de los temas tratados con el futuro presidente de México. Lo que nos lleva a preguntar: ¿qué hace México respecto del consumo de drogas?

Pues bien, el consumo de drogas en México, de acuerdo con la encuesta Nacional de Adicciones 2016-2017 que realiza la Secretaría de Salud federal, ha venido en aumento, mientras en 2002 el 5% de la población había consumido alguna vez drogas, para el 2016 (datos de la última encuesta) el porcentaje era de 10.3%, esto es que en aproximadamente quince años el consumo se duplicó. A los datos anteriores habrá que agregar que el consumo se mantuvo estable entre el 2002 y 2008, para a partir de ahí comenzar a subir (logrando un porcentaje de 7.8 en 2011), en otras palabras el consumo aumentó a partir del segundo año de gobierno de (¡adivinen!) Felipe Calderón.

No obstante el fuerte impulso que le dio el sexenio del presidente Calderón al tema (esto es al consumo de drogas), para todos los efectos los aumentos más significativos del consumo se dieron entre 2011 y 2016 (este año como el último reportado) esto significa que en el último periodo del gobierno de Calderón y prácticamente todo el sexenio de Peña Nieto (¿cuántos más Peña Nieto?, perdón, es la costumbre) ha venido en aumento el consumo de drogas.

Para atender el problema, en octubre de 2014 el presidente Peña Nieto nombró a Manuel Mondragón y Kalb al frente de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic) para que peleara contra las adicciones, al menos así lo anunció un diario “Manuel Mondragón y Kalb peleará contra las adicciones”. Suponemos que perdió, pues los aumentos más significativos del consumo de drogas en nuestro país se dieron precisamente durante su periodo –incluso el record histórico se alcanzó en 2016- al frente del organismo cuya misión consiste en “Contribuir a la protección de la salud de los mexicanos, a través de la conducción de la política nacional en materia de prevención y tratamiento de las adicciones que garantice el acceso a un sistema de salud integrado y universal dirigido a prevenir y atender los problemas derivados del consumo de tabaco, alcohol y otras drogas.”

Como he señalado nuestro país se reinventa cada seis años, lo que debería entristecernos respecto de qué será ahora de las políticas de prevención del consumo de drogas en nuestro país, qué será sin Mondragón al frente. Pero (¡momento!) no nos preocupemos, pues la semana pasada se enunció que Mondragón y Kalb se incorpora al equipo de asesores en materia de seguridad de don Peje (ya escucho a los lobos aplaudir y a las focas aullar). Lo que nos garantiza que el consumo de drogas para el próximo sexenio seguirá en aumento, pues mal hacemos en enfocar el tema como un problema de consumo y no de salud, y si alguien sabe cómo aumentar el consumo es precisamente don Mondragón, ya que en su periodo se dio el aumento histórico más significativo de drogas en nuestro país, con lo que podremos seguir culpando a Peña Nieto. Festejemos, como delfines, esta incorporación al equipo del próximo presidente: nadando en reversa.

delio.dante@latitudmegalopolis.com

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Un comentario

  1. Lo que yo opino es que en temas tan delicados como esto de las drogas, su consumo y venta no nos podemos andar por las ramas y debemos adoptar una postura más seria y severa en casos que pongan en peligro la salud de nosotros los mexicanos. Además es cierto que México no da un paso si no lo autorizan nuestros “papás” del norte, lo cual es muy triste.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.