¿Y EL VAR, APÁ?

Por:

 

El Mundial nos dejó grandes recuerdos, postales, goles, titulares, experiencias y un digno campeón; pero lo mejor que nos pudo dejar fue el VAR, herramienta tecnológica que busca acabar, en medida de lo posible, con las injusticias en el futbol.

Mucho se habló previo a su utilización, sobre el piloto en la Copa Confederaciones, cuándo y cómo utilizarlo, la pausa en el juego, la esencia del mismo juego de pelota; pero al final son más certezas que dudas las que deja luego de haberlo utilizado en un evento de la magnitud de una Copa del Mundo.

¿En México pa’ cuándo? ¿Y el VAR, apá? Volvimos a la realidad, nuestra realidad del futbol mexicano, donde, entre otras cosas, reincidimos en una misma cosa: el nivel de los árbitros. ¡Bárbaros!

No se habló más de la presentación del campeón Santos, de lo hecho por Cruz Azul en su regreso al Azteca, del buen juego de Chivas a pesar de haber perdido, del nulo funcionamiento de América, de la victoria de Pumas en el Puerto.

¡No! Los señores de negro se llevaron el fin de semana. Entre sábado y domingo atentaron contra la economía del aficionado, la ilusión de ver ganar a su equipo en su presentación, de verlo levantarse luego de perder o de, por lo menos, gritar un gol por la vía penal.

Vaya actuación la de Roberto Ríos en el Cruz Azul vs Puebla con el señalamiento de un penal inexistente, el penal no marcado a favor de Pachuca por parte de Diego Montaño, el show de Alfredo Peñaloza en el Toluca vs Monarcas y el fuera de lugar inventado tras un tiro de esquina (error infantil) en el Necaxa vs América.

Diga lo que usted quiera: falta de capacitación, malos recorridos, velocidad del juego, ceguera o malicia; pero todo lleva a la urgencia del videoarbitraje en México.

Según el señor Brizio y los dirigentes de la prestigiosa Liga MX no hay presupuesto para ponerlo en marcha. ¡Patrañas! No existe personal capacitado, no han trabajado en asesoramientos correctos, no hay capacitación de árbitros en este campo virtual; o tal vez sí los haya, pero las pruebas han sido reprobadas.

¿Somos o no somos? Cobran una barbaridad por tarjeta de castigo a los clubes por jugador, jornada tras jornada; cobran multas por mal comportamiento de técnicos y directivos; hay sanciones económicas a jugadores hasta por quejarse en redes sociales. ¿De verdad no hay dinero? ¿O acaso falta el interés por ponerse a trabajar en el rubro?

Porque el aficionado es el que paga boleto, el que gasta en gasolina y en chatarras para asistir al estadio; invierte su dinero en ir a ver a su equipo, pero para que al final un hombre vestido de negro aplique el reglamento a su antojo, no esté preparado físicamente y apague la ilusión de un grito de gol, los tres puntos para un equipo o su pase a una instancia final. ¡No se vale!

En Europa, en la Concacaf, en México, donde se juegue al futbol; siempre existirá la figura del árbitro, pero para llevar a buen término el partido, no para echarlo a perder.

Que la velocidad del mismo juego ya rebasa a los jueces de campo, pretexto puro, pues ya está el VAR al alcance del mundo futbolístico; ¡utilicémoslo carajo!

La máxima gran prueba ha sido superada, utilizarlo en un Mundial… pero ¿en México cuándo va a llegar? ¿Y el VAR, apá?

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.