“QUE LE ARRANQUEN LOS TESTÍCULOS AL MONSTRUO DE ECATEPEC” CLAMOR GENERAL

Por:

 

NO LO VAYAN A RECIBIR CON APLAUSOS DESPUÉS  EN LA C. DE DIPUTADOS COMO A GOYO CÁRDENAS.

NEGAR  DERECHOS HUMANOS  PARA QUIEN NO RESPETA LA VIDA.

QUE TELEVISEN EL CASTIGO, PARA QUE ESTAS LACRAS NO SE REPRODUZCAN.

ASÍ NO LE JUGARÍAN “AL LOCO” ASESINOS SERIALES.

                                                       

 

México, está harto de vivir en medio de una total DESCOMPOSICIÓN SOCIAL,  falta de respeto a lo más importante que tiene un ser vivo, LA VIDA, en donde no sólo familiares, la opinión pública EN GENERAL, claman JUSTICIA por tanta  incongruencia en materia penal;  en nuestro país la ciudadanía es criticada por su ignorancia, dicen los “expertos” que sólo hablan porque no saben, que si hay vacío o lagunas en las leyes, que si no se aplican como se debe, que podrían ser mejores,  que a veces ni las  entendemos, ES  VERDAD, porque la realidad es lo que se ve a diario, y no hace falta ser un erudito, para darnos cuenta qe en materia de LEY, seguimos en PAÑALES, EJEMPLOS SOBRAN Y SOBRAN, sinónimo de impunidad y BURLA, como en el caso del MONSTRUO DE ECATEPEC,  en donde este endemoniado sujeto de nombre  JUAN CARLOS “N”, al  momento de ser interrogado, advierte que “si salgo de esta patroncito, voy a seguir matando mujeres, porque las odio y no deben vivir”, esta lacra quién se cree?, para hablar así, este misógeno, caníbal, descuartizador, psicópata, pomposamente llamado ASESINO SERIAL, afirma el clamor general, LA OPINIÓN PÚBLICA, que somos todos, familiares de las víctimas, que debiera ser CASTIGADO EN EL MOMENTO, en que “abre el hocico pestilente de bestia negra” para hablar de sus víctimas, 20 en total – se presume-, y se le castigue en ese instante, en el que sólo muestra gozo de ser un monstruo asesino, “que se le arranquen una por una las uñas de los pies, con unas pinzas de mecánico, para que sienta siquiera un mínimo de lo que sus víctimas debieron sentir al ser cobardemente asesinadas y por la espalda a manos de este cobarde ASESINO SERIAL…ESTAS expresiones se leen por decenas y por cientos en el facebook, en los periódicos, en las expresión de repugnancia en los mismos juicios orales, en donde padres y familiares de las víctimas tienen que salir a vomitarse literalmente y a tomar aire, por las sandeces y estupideces que dice este ENTE DEL AVERNO, a quien mínimo, insisten familiares de las víctimas, se le debería aplicar de por vida, castigos y torturas  como las de la SANTA INQUICISIÓN, “QUE LE ARRANQUEN LOS TESTÍCULOS al colgarlo en un árbol y darle un “tirón” despacito”. AMIGOS lectores informados, esto no  es solo una demostración de gran enojo e impotencia de una sociedad enardecida y violada , vilependiada y completamente dolida y devastada, es UN YA BASTA de tanto perdón o tolerancia, para estos sujetos, NO DEBE haber TOLERANCIA, y menos DERECHOS HUMANOS. y LA tipa esa de nombre PATY “N”, QUE narra terroríficamente, que no podía denunciar a su pareja EL MONSTRUO DE ECATEPEC, porque temia que le pasara lo mismo, y como está “LOQUITA”, es retrasada mental, pueden ver y hacer lo que quieran, si porque esta “demente” –pobrecita-, lo que más le repugnaba no era tanto ver como cobardemente las apuñalaba por la espalda, el demonio de su esposo, JUAN CARLOS “N”,  a estas indefensas mujeres, y como aún con vida les cortaba el cuello, hasta decapitarlas y las descuartizaba hasta hacerlas “cachitos”, no lo que más le molestaba es que el baño lo dejaba muy sucio y salpicadas sus paredes de sangre.  Me imagino escenas que hubieran sido la envidia del escritor de terror, el estadunidense EDGAR ALÁN POE, nacido en Boston en 1809, autor de obras de terror como EL PÉNDULO, o EL GATO NEGRO -quien en su vida tuvo serios problemas con las drogas y el alcohol, y muriera muy ajoven a los 40 años de edad- o el propio maestro del SUSPENSO , el británico ALFRED HITCHCOCK, nacido en 1899 y falledido en 1980,  se quedan cortos; pero en qué lugar queda LA AUTORIDAD cuando debe actuar ya sin piedad, porque esta gente aunque se regenere entre comillas, como aquel multiasesino serial GREGORIO CÁRDENAS HERNÁNDEZ, “EL ESTRANGULADOR DE TACUBA”, quien después de matar asfixiando por ligadura al cuello y violando a 4 mujeres, comprobado, aunque se hablaba de 8, en 1942 cayó en la cárcel a la edad de 27 años, y salió de la misma en 1976,  después de cumplir una condena de 34 años, fue OVACIONADO por los propios legisladores de aquel entonces, en la mismísima CÁMARA DE DIPUTADOS, porque se regeneró y estudio la carrera de DERECHO, desde la extinta cárcel, de LECUMBERRI… y las víctimas qué?, y los familiares de las víctimas qué?, en dónde queda su dolor? quien habrá de resarcirles SU PENAR?, la historia debe ser clara, y nada justifica que no puedas satisfacer tus bajos instintos por ejemplo, -como dice el clamor general-, si estás jodido, trabaja,  si eres FEO y estás enojado porque no puedes conquistar mujeres, pues dáñate tu, acéptate como eres, pero no mates y te hagas el “loquito”. Y menos, menos aún SE TIENE QUE PREMIAR A NADIE, después de cometer aberrantes crímenes en gente indefensa, porque la historia debe servir para que no se reproduzcan estos repugnante seres, las formas de castigo, deben cambiar por el bien de todos y de LA HUMANIDAD. y COMO DICE  ANSELMO  “N”,  VECINO  de la casa del MONSTRUO DE ECATEPEC, – y miles y millones de ANSELMOS, ustedes se maginan, cuándo se van a reponer de la pérdida de un ser querido asesinado de esta manera? como  María de Los Angeles González de 16 años, quien se dedicaba a la prostitución, o Rosa Reyes, también de 16, y dedicada a la misma actividad; o  Raquel Martínez de León, , de 16, también sexoservidora o Graciela Avalos, de 19, estudiante; éstas víctimas, sólo por parte de “El  Jack Mexicano”, GOYO CÁRDENAS, fallecido y en 1999. Sólo basta pensar que en cada , Fabiola, quien fue a buscar trabajo por un anuncio que vio como trabajadora doméstica y ya no regresó a su casa, o  las Arleth Samantas, en este caso, apellidada Olguín Hernández,  que su “única culpa” fue rentar en la misma casa del sanguinario y su demente esposa, o las Evelín Rojas Matus,  sólo tres de las aproximadamente 20 víctimas del MONSTRUO DE ECATEPEC, nombres van y nombres pueden venir sumando decenas, cientos, miles que mal, pero NI DIOS LO QUIERA,  que jamás pueden ser nuestras hijas, esposas, madres, hermanas, , amigas o compañeras y hasta vecinas; es justo ya hacer algo y evitar que estas trágicos episodios se repitan continuamente.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.