NO HAY CONFIANZA EN QUE LA SEGURIDAD PÚBLICA MEJORE EN EL RÉGIMEN DE LÓPEZ OBRADOR Y MORENA

Por:

 

Los foros Escucha México (des) organizados con el aparente propósito de que la población contribuya en la elaboración del programa de seguridad pública y ciudadana para el sexenio de don Peje, fueron clausurados el pasado 24 de octubre en nada más y nada menos que en el Archivo General de la Nación. Espero que el lugar no sea un mal presagio, esto es, no mande el mensaje de que las propuestas que intentaron hacer los ciudadanos se vayan precisamente al archivo del olvido y el perdón.
Con independencia de ello, tomando en consideración que aún no se conoce el programa de seguridad pública y ciudadana para el sexenio que dará inicio en menos de un mes, es de considerar que la gente no cree en, cualquiera que sea, el referido programa de la cuarta transformación.
Tal se desprende de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública y Urbana (ENSU) realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) relativa a junio de 2018, dada a conocer mediante el comunicado de prensa 296/18, del 18 de julio de 2018. En dicha encuesta el INEGI señala que para los siguientes doce meses (junio de 2019) la gente considera que la situación, respecto de los índices de delincuencia en nuestro país, seguirá igual o incluso empeorará. Así opina el 68.3% de la población en México, esto significa que solamente el 31.7% considera que las cosas no irán mal respecto de los índices delictivos al arranque del gobierno de don Peje. Me parece, y esto solamente es especulación, que solamente la base dura de Morena, o si se quiere de quienes votaron por don Peje y compañía, tienen esperanza en que las cosas mejoren respecto de la inseguridad en nuestro país.
Mal se ha hecho en indicar que toda muerte o desaparición en nuestro país sea del régimen (la expresión: ¡cuántos más Peña Nieto!, era, por decir lo menos, memorable), resulta que con los mismos criterios los muertos o desapariciones del próximo diciembre en adelante –así lo percibe la mayoría de la gente, que esto no mejorará- serán los muertos y desaparecidos de don Peje y de Morena.
Me parece que los antiguos acusadores ahora –como por arte de magia, a partir de diciembre, siguiendo los mismos criterios- se convertirán en acusados: serán responsables –al menos políticamente- de muertos y desaparecidos –pasados y futuros-, a menos que logren revertir lo que con tanto trabajo construyeron: convertir la cuestión delictiva en una cuestión política. Es urgente pues que el tema de la delincuencia deje de tener un referente político y en consecuencia un trato político para que pase a ser un problema social con un tratamiento social. Algo así como el tema de la marihuana, que de ser tratado como un problema político y económico, se le está comenzando a dar un trato social y de salud, lo que siempre debió de ser.
Pero por lo pronto, el pueblo no se equivoca: no hay confianza, al menos en este tema.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.