LA GUERRA CONTRA EL HUACHICOL

Por:

 

Al inicio del presente sexenio en aras de combatir la corrupción e impunidad imperante en todos los rincones de la vida nacional, el presidente emprendió una “guerra “contra el robo de combustible, el cual imaginábamos los mexicanos que era grave, pero con el paso del tiempo nos hemos dado cuenta que hasta el más alto nivel era el grado de complicidad de las autoridades con la delincuencia organizada para este ilícito ( y por lo visto para muchos más), lo mismo que la iniciativa privada, son muchas estaciones de servicio en todo el territorio nacional que voluntariamente o a fuerza compraban y vendían gasolina y diésel robados de Pemex, por lo que el negocio era de ganancias estratosféricas.

Era tal el grado de complicidad, que comunidades enteras en estados como Guanajuato se dedicaban al negocio del huachicoleo, lo cual implicaba beneficios para todos, incluyendo por supuesto a las autoridades municipales , estatales, federales, sindicato y trabajadores de PEMEX, y claro empresarios que obtenían ventaja con su comercialización. Hasta el día de hoy si bien se han controlado el robo en la mayoría los ductos que eran objeto de extracción, no se ha podido desmantelar y capturar a los delincuentes que coordinaban y organizaban la ordeña, por lo que sigue latente la posibilidad de que se continúe con la misma.

Si bien es importante esta acción, no sería del todo completa si no se llega hasta el más alto nivel en el castigo a los responsables, es decir, no solo a los delincuentes de calle y a su organización, también debe haber un castigo a todos los funcionarios, llámese alcaldes, gobernadores (que son la podredumbre del país la mayoría de ellos), a funcionarios federales, a la cúpula del sindicato y hasta el expresidente de la república en caso de que las investigaciones acrediten su responsabilidad.

Resulta incompleta e ineficaz una acción de gobierno que quiera combatir este y otros delitos en los que hay corrupción y complicidades si no se lleva a los culpables ante la justicia, porque desde el punto de vista legal si no se hace, se viola y se transgrede gravemente el estado de derecho, desde el punto de vista criminológico, un crimen sin castigo es un aliento a seguirlo cometiendo y socialmente queda la sensación de que no hay un respeto a la ley y que los ciudadanos de a pie vivimos en una sociedad sin rumbo y eso nos afecta a todos.

El presidente pude tener la percepción e incluso la voluntad de que todo MÉXICO viva en paz y armonía, en su república amorosa, pero la realidad de la calle es que hoy en día hay mucho más balazos que abrazos, y por lo tanto se requiere de una política pública y estrategias que reviertan esa situación, recordemos que la aplicación de la ley no es optativa, es obligatoria en estos casos y que no depende de la voluntad presidencial castigar o perdonar a los que violan la ley, por lo que lo mejor que se puede hacer es reestablecer el estado de derecho acabando con la impunidad.
Ahora si bien es contundente esta acción, se deben preparar para la mutación de los delincuentes hacia otros delitos, si el negocio del huachicol se les cerro, estos buscaran la manera de seguir haciendo negocios ilícitos en otros rubros, por ello los secuestros, la extorsión y el robo en sus diferentes modalidades se verán en aumento, un delincuente que ha llevado así su forma de vida es casi imposible que cambie, ( no entra en la república amorosa ni mucho menos quiere dar abrazos), su carrera criminal solo se detendrá en la cárcel ( si es que llega y no sale antes con este nuevo modelo de justicia, y si bien nos va) o en el panteón, porque no tiene ni conoce otra forma de ganarse la vida, por lo tanto hay que prepararse frente a esas amenazas que afectaran a la sociedad en un futuro cercano, y desgraciadamente el primer frente de acción policial que son los municipios están totalmente rebasados o coludidos con los criminales, y el gobierno federal en sus propósito de combatir la delincuencia debe tener una estrategia de prevención y de reacción, una de ellas es la guardia nacional, de la cual hablaremos en el siguiente espacio.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.