“CARTA A UN AMIGO”

Por:

Estimado amigo:

 

Bien dices, que no hay peor ciego, que el que no quiere ver; tal es el caso del Presidente, quien en sus obsesiones y enfermas actitudes, está provocando una crisis de enormes consecuencias; querer solventar sus dádivas y sus faraónicos proyectos, reduciendo el gasto público y generando desconfianza en la inversión privada, es como ponerle freno de mano a la economía y aunque su optimismo sea casi divino, la desaceleración se siente en todos los sectores de la producción y consumo y es que aferrarse a proyectos, que a todas luces son costosos e improductivos, es la peor señal que puede enviar a los inversionistas; eso sin contar con la más grave y negativa de las necias decisiones que ha tomado, como es la cancelación del NAICM y la construcción de otro aeropuerto en Santa Lucía, hoy aeropuerto militar; basten estos ejemplos para dimensionar las grandes contradicciones que AMLO plantea. Por un lado al cancelar la construcción de un aeropuerto de talla mundial y con un 30% de avance y absolutamente rentable y por el otro construir una refinería en Dos Bocas, Tabasco; un tren Maya; y un aeropuerto en Santa Lucía; demuestra una incongruencia que raya en la estupidez; pues no puede definirse tales decisiones de otra forma, pues resulta que una obra necesaria y probada, es eliminada, por supuestas prácticas corruptas y tres proyectos en la imaginaria presidencial, sin ningún soporte técnico, ni de factibilidad, ni de rentabilidad, ni de impacto ambiental, ni siquiera de costo beneficio, se deciden en las rodillas, pasando por alto todas las advertencias de que serán un rotundo fracaso; estas señales son las que las calificadoras internacionales han puesto como causa y efecto de una posible crisis y recesión económica, para nuestro país; y que sin embargo, no son atendidas, sino además, minimizadas, aduciendo enojos de los neoliberales y conservadores, a quienes por cierto ya les decretó su defunción. A todo esto la Secretaria de Hacienda reduce la estimación de crecimiento para este año entre un rango de 1.1 a 2. 1, ( aunque hay analistas que presagian un crecimiento menor al uno por ciento), cuando hace unas semanas estimaba en 1.5 y 2.1 . Recuerdas mi querido amigo cuando Lopez Obrador, se burlaba del miserable- decía- crecimiento que había tenido la economía, en los últimos sexenios, y que fue en promedio de 2.5; bueno, pues ya lo quisiéramos para este año y el que entra, cuando menos y no lo que se avecina.

Entre paréntesis; por sentencia presidencial, se acaba la corrupción o se condena al neoliberalismo o se estima el crecimiento en 4% o se señala a los enemigos de la 4 T o se pide perdón por afrentas centenarias o se recula a las responsabilidades constitucionales, para no ofender a nuestro vecino del norte, a quien dice respetar, además que cuenta con el apoyo del pueblo bueno, que a mano alzada, le dio su aval, para “ no engancharse con Trump “ Como extraño aquel personaje, que decía que iba contestar, una por una y de igual manera, las ofensas de Trump a los mexicanos y qué Peña Nieto no defendía y que era casi un traidor, señalaba el candidato Lopez Obrador y sus aguerridos y nacionalistas intelectuales, hoy callados; no que ahora que es presidente se ve como Dios vio los conejos, chiquitos y orejones.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.