DERECHO AL SECRETO PROFESIONAL DE LOS PERIODISTAS

Por:

 

La libertad de expresión es un derecho humano indiscutible que hoy adquiere mayor protagonismo en una sociedad en la que se pregona la democracia y la transparencia, por lo que todo tipo de censura o mordaza debe ser enérgicamente reprendido. Es obligación del Estado está obligado a garantizar el acceso a la información y velar por la integridad física y psíquica de los periodistas y defensores de derechos humanos. Derecho que es intrínseco a los seres humanos y que no puede ser rebatido.

En el Diagnóstico Sobre la Situación de los Derechos Humanos en México (2003), la Oficina del Alto Comisionado de la ONU, solicitó y recomendó: 1) que el Estado Mexicano formulara un marco legal expreso para la protección de periodistas y defensores de derechos humanos, petición que abrevó en las modificaciones al artículo 6° constitucional y en la Ley para la Protección de Personas Defensoras de los Derechos Humanos y Periodistas de México (23 de junio de 2012); 2) la expedición de la ley reglamentaria del artículo  6º constitucional, para que dicho documento consignara el derecho al secreto profesional y el derecho de réplica –en páginas sucesivas se profundizará en ellos-; 3) la modificación de las sanciones penales que se imponían a los periodistas en los casos de ataques a la vida privada, injurias, calumnias y difamación cometidos en agravio de servidores públicos, para establecer un régimen de responsabilidad civil.

En esa línea de pensamiento, el periodista tiene derecho a la libertad de expresión –comunicar libremente ideas, información y opiniones- (artículos 6 y 7 de la Constitución Federal y artículo del Pacto de San José). Cuenta de igual manera con el derecho a la información que de acuerdo al artículo 3° de la Ley federal de transparencia y acceso a la información pública comprende: solicitar, investigar, difundir, buscar y recibir información. Además de contar con el derecho a no revelar la identidad de las personas que fungen como sus fuentes, -al respecto se puede consultar la tesis no. I.7o.C.5 K – esto en pos de asegurar el derecho a la vida y a la integridad psíquica y corporal de sus fuentes, de este mismo derecho también goza el periodista.

AL respecto los tribunales nacionales establecen:

[…] los periodistas y las demás personas que obtienen información de fuentes confidenciales con miras a difundirla en pro del interés público en una sociedad democrática; tienen derecho a no revelar la identidad de aquéllas al haberla recibido en confianza o como parte de su labor de investigación. Lo anterior, porque se trata de dar garantías jurídicas que aseguren su anonimato y evitar las posibles represalias que puedan derivar en lo subsecuente.

Lo anterior de conformidad con la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión elaborada por la Relatoría Especial constituida dentro de la Organización de Estados Americanos (aprobada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en octubre de 2000). Cuyo principio número 8 consigna el derecho al secreto profesional de los periodistas:

“8. Todo comunicador social tiene derecho a la reserva de sus fuentes de información, apuntes y archivos personales y profesionales.”

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.