90 AÑOS DE AUTONOMÍA UNIVERSITARIA

Por:

 

En el caso de la Universidad Nacional Autónoma de México, la idea de autonomía universitaria parte del pensamiento de Justo Sierra quien la propuso desde 1881, no obstante hasta 1910 en su discurso inaugural de la Universidad Nacional de México, haría énfasis en que la educación superior tenía el objetivo de difundir el conocimiento científico y cultural al pueblo mexicano, estas ideas quedaron parcialmente establecida en la Ley Constitutiva de la Universidad Nacional de México, artículos 8 y 9.

El concepto de autonomía universitaria será retomado por el presidente Emilio Portes Gil, al brindar a la legislación universitaria la legitimación que necesitaba para consagrar el concepto de autonomía universitaria. Esto fue posible gracias al decreto del 10 de julio de 1929, por virtud del cual, el presidente Emilio Portes Gil promulgó la Ley Orgánica de la Universidad Nacional Autónoma de México, marco legal que hizo posible la materialización de la autonomía universitaria.

Artículo 1°.- La Universidad Nacional Autónoma de México es una corporación pública -organismo descentralizado del Estado- dotada de plena capacidad jurídica y que tiene por fines impartir educación superior para formar profesionistas, investigadores, profesores universitarios y técnicos útiles a la sociedad; organizar y realizar investigaciones, principalmente acerca de las condiciones y problemas nacionales, y extender con la mayor amplitud posible los beneficios de la cultura.

Cabe destacar que en 1980 se reforma el artículo 3° constitucional para elevar a rango constitucional a la autonomía universitaria, que como hemos podido apreciar es un concepto esencial para comprender la naturaleza de la educación superior en contraposición a la educación básica. Es una garantía instruccional que ayuda a materializar el acceso a la educación superior.
La autonomía universitaria hace énfasis en que la educación superior tiene como principal objeto la profesionalización de las personas, para que brinden un servicio especializado a la comunidad, libre de ideologías.

Bajo esa tesitura la autonomía universitaria se manifiesta en los siguientes rubros:

a) Autogobierno: la Universidad tiene la potestad de nombrar y señalar a sus autoridades, por ello pueden establecer los procedimientos y requisitos para acceder a los cargos dentro de la misma institución, esto implica que las instituciones de educación superior cuenten con su ley orgánica.

b) Autolegislación o autonormatividad: como requisito para establecer los procedimientos internos para elegir a sus autoridades, es necesario que establezca sus propias normas o reglas. Es en síntesis la capacidad de brindarse su propio marco legal, sin la intervención de otros organismos públicos o privados. Este entramado normativo asegura la independencia, propicia la transparencia en la selección de personal y brinda certeza acerca de la manera en qué se llevará a cabo la difusión científica y cultural.

c) Autonomía patrimonial: se refiere a la autogestión de los recursos económicos y materiales que son asignados a las instituciones de educación superior vía partida presupuestaria. Es decir, cuenta con la absoluta libertad para gastar el presupuesto que se le asigne, pues la institución, tiene la facultad de establecer en qué y cómo va gastar dicho presupuesto

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.