“CARTA A UN AMIGO”

Por:

Mi estimado amigo:

 

 

Con que facilidad se cuelga el sambenito de la corrupción a toda institución o persona que la 4T quiere desaparecer o descalificar; como en épocas de la inquisición, basta con condenar de corrupto a alguien o algo, para que el Presidente le cuelgue el sambenito y quede marcado para siempre, sin más pruebas que el índice flamigero de tan puritano y “honesto”Presidente; toda la cauda de cancelaciones o destrucciones, tienen como característica el sambenito de la corrupción y así se ordenó su desaparición o su estigmatización; como es el caso de la Policía Federal, la que ha sido condenada a la hoguera porque según el Presidente se echó a perder, que no es otra cosa que el sambenito de la corrupción y no hablamos de individuos, sino de instituciones, que a decir de la 4T llevan en sus códigos de conducta, que el personal deba conducirse con actos de corrupción. Este es el tamaño del sambenito diseñado lo mismo para cancelar un aeropuerto de clase mundial, que el seguro popular o la reforma energética, que guarderías, la reforma educativa y muchas otras, que e incluso alcanza para desaparecer al Ejército y Marina – si pudiera diría el Presidente- y si hubiera un sambenito suficiente para que cupieran esas instituciones.

La inquisición usó la superchería o la brujería como el sambenito para acabar con enemigos y despojarlos de sus riquezas y por desgracia en pleno siglo XXI, las viejas y tortuosas practicas, de un pasado cruel se repiten de igual manera, para destruir e imponer una idea única y dogmática, que por absurda y torpe, no se puede hacer de otra forma.

El lamentable espectáculo de ineptitud que han mostrado para solucionar el conflicto laboral de los policías federales y su incorporación a la G N, demuestra que el ADN de la 4T, solo da para colgarles el tan manido sambenito de la corrupción, sin reparar que la tan traída y llevada GN sin la Policía Federal, será un fallido invento, que equivale a una mesa de tres patas; pero por otra parte, sumar a los policías federales, como lo pretenden, también resultará en un fracaso; y es que las ofensas, descalificaciones y francamente infamantes señalamientos, solo van provocar enfrentamientos e indisciplinas internas con los mandos militares y la base operativa y todo esto para beneficio de la delincuencia.

Siete meses tirados a la basura; porque el Secretario de Seguridad Publica, no supo o no quiso iniciar una transición consensuada y profesional hacia la GN y por el contrario vemos el patético espectáculo de funcionarios dando palos de ciego incapaces de admitir lo erróneo de sus desiciones y además con un Presidente que se ufana de las razones por las que desaparece la Policía Federal, como si fuera una grandiosa decisión, usando, insistió, precisamente el sambenito de corrupción; y por si fuera poco a estos corruptos policías, los quiere dentro de las filas de su G N, obvio, con otras condiciones y menor salario, por supuesto; bueno en que quedamos, son o no son corruptos e ineficientes; y por el otro, trabajadores de la seguridad ciudadana que defienden su único capital que es su esfuerzo y su trabajo en un inédito movimiento laboral, que sin lugar a dudas marcara un antes y un después y será otra de las ya recurrentes y graves crisis que genera la 4T.

Entre paréntesis; contundente respuesta de los policías federales, a las descalificaciones del Presidente al que le recordaron, que no se le olvide que es el Jefe del Estado Mexicano y que como tal se conduzca y que recuerde que Protestó cumplir y hacer cumplir la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y que gobierna para todos. Duro y a la cabeza. Y tienen toda la razón; no por ser policías, no tienen derechos o estos pueden ser pisoteado. Ha costado mucho crear instituciones, para que ahora sean desmanteladas o destruidas. Somos los hombres y mujeres los que nos corrompemos, no las instituciones; los gobernantes capaces, inteligentes e incluyentes las fortalecen y profesionalizan, extirpando a los malos elementos y en la Policía Federal, hay por supuesto malos elementos, como en cualquier actividad, pero son más los que cumplen con honor y decoro, al igual que lo hacen miles de servidores públicos , como para que ahora en un arranque de falso moralismo les cuelguen el sambenito de corruptos y así sin más despojarlos de sus derechos laborales y sean despedidos o recontratados con semejante estigma.

Agua y aceite no se mezclan y eso es lo que pretenden, por cierto, en las peores condiciones, al juntar a policías y militares en el invento de la Guardia Nacional y cuyos resultados son únicamente responsabilidad del Presidente, porque el la propuso como la forma de combatir la inseguridad. No hay otro, solo el. Trono Ursua no pudo con el castillo de la pureza!! No lo crees así mi querido amigo.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.