MINISTRO EN FUGA

Por:

Para los antiguos griegos el supremo derecho del acusado era el darse a la fuga, tratar de evadir de esta forma el enjuiciamiento y castigo. Sigue prevaleciendo este “derecho” como lo vimos en el caso Lozoya, no lo entendió así la defensa de Rosario Robles y “decidió” entregarla a la justicia –hoy está presa y el otro a salto de mata, sí, pero en libertad-, hay ocasiones en que el mejor aliado del Ministerio Público es el defensor –me comentó en alguna ocasión Juan Velazquez-, como en este caso.

Para los que hemos litigado los asuntos penales solemos considerar que los jueces federales son en general honestos, no obstante, como todo en la vida es claro que también ahí encontramos corrupción. Enorme tarea tiene el Consejo de la Judicatura Federal al respecto. Sin embargo, no deja de ser extraño que a quien se señale de corrupción sea a un integrante de la máxima autoridad en materia judicial en nuestro país, a un Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, tan poco común resulta que de 1993 a la fecha solamente tenemos a dos Ministros en tal situación: Ernesto Díaz Infante y ahora Medina Mora.

El ex ministro Díaz Infante se dio a la fuga en virtud de que el 4 de abril de 1993 (era presidente de la república Carlos Salinas de Gortari) se giró orden de aprehensión en su contra por los delitos de Cohecho y Contra la Administración de Justicia (por corrupción, pues), se le procesó por haber recibido un soborno de medio millón de dólares para intervenir y que los magistrados Gilberto Arredondo Vega y Eufemio Zamudio Alemán le otorgaran el amparo que solicitaba a Alejandro Braun Díaz, quien había sido sentenciado a 30 años de prisión, al ser encontrado responsable del secuestro, violación y muerte de la niña de seis años de edad Merle Yuridia Moundain Segura. Amparo que le fue concedido y por medio del cual Braun Díaz obtuvo la libertad el 8 de diciembre de 1988.
Díaz Infante permaneció fugado poco más de 8 años, del 4 de abril de 1993 –fecha de la orden, aunque ya desde antes había sido separado de su cargo- al 20 de junio de 2001, día en que fue detenido con fines de extradición en San Antonio, Texas. En México estuvo detenido en el Reclusorio Preventivo Norte (Reno, como lo conocen los presos) de 2001 hasta ser beneficiado con el arraigo domiciliario a fines de 2004, por cierto fue el primer caso en nuestro país a quien se otorgó dicho beneficio luego de la reforma al artículo 55 del Código Penal Federal, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 26 de mayo de 2004 (siendo presidente Vicente Fox Quesada) que incorporó dicha posibilidad a las personas mayores de 70 años de edad.

Así permaneció el ex ministro Díaz Infante, en arraigo domiciliario, hasta el día de su muerte el 17 de marzo de 2006, sin que en su caso se dictara sentencia definitiva.

Ahora, con el caso Medina Mora tenemos un asunto tanto o más escandaloso –lo supera el primero si consideramos que se refirió a hechos relacionados con una menor como víctima-, sin embargo, los montos económicos que se manejan, superan por mucho el monto que se atribuyó a Díaz Infante.

En cuanto al camino por recorrer en el Caso Díaz Infante tuvimos que se le pagó su “pensión” hasta el último día de su vida, esperemos que este caso no termine solamente con la renuncia, que no destitución de Medina Mora, puesto que no debe concluir ahí el tema, falta mucho camino por recorrer para que de ser cierto lo que se le atribuye se le procese y castigue, de otra forma será un caso más de escandalosa impunidad… De esta forma lo que sigue, reeditando lo hecho por Díaz Infante será tener otro ministro en fuga, aspirando a estar en dicha situación hasta cuando cumpla 70 años, en este momento Medina Mora tiene 62 años, así que le faltan 8 de fuga, justo el tiempo que estuvo en fuga Díaz Infante.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Un comentario

  1. Ana Ma Alcántara dice:

    Gran investigación, un tema que revela impunidad y cinismo. Gran trabajo Dr. López Medrano.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.