DON OVIDIO

Por:

El 17 de octubre será uno de los días más negros en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien se dijo dueño y señor de las estrategias para pacificar al país, y desde el primer día de su gobierno, demostró que no tiene ninguna capacidad.

Si bien es cierto que todos sabíamos que sólo era un discurso para ganar, y que carecía de los medios para lograrlo, nadie se hubiera imaginado el resultado de ese día.

En un hecho totalmente inusitado, el Gobierno Federal dejó libre a Ovidio Guzmán, hijo de uno de los narcotraficantes más perseguidos por la justicia, y quien actualmente purga condena en Estados Unidos.

Las versiones de ese día eran muchas, pero como siempre, la verdad no tarda en salir; cosa que no era nada conveniente para López Obrador.

En un pésimo operativo, coordinado con la DEA (¿Exactamente por qué, se permitió la acción de una policía extranjera en México?) se ubicó a Ovidio, se detuvo, circuló la foto de su detención y se celebró, pues no faltaron los allegados a López que lanzaban vivas por el hecho y hacían comparativos con las fugas del padre, en gobiernos anteriores.

Mientras esto sucedía Culiacán se volvió una zona de guerra, pues Archivaldo, hermano del detenido, decidió mandar gente armada a las unidades habitacionales donde vivían familiares de soldados del ejército, a cerrar avenidas con vehículos en llamas, hacer retenes y hasta, cosa por demás sin sentido, se fugaron aproximadamente 50 reos del penal cercano. Todo para presionar al gobierno para que soltara a su hermano.

Lo logró, pero la noticia cayó como bomba, el gabinete de seguridad decidió dejar en libertad al narcotraficante; después del trabajo de los soldados, de los retenes, de los enfrentamientos, de los muertos, de las amenazas, el gobierno obradorista cedió.

Los que se dijeron diferentes, honestos, que creían que con abrazos y amor se iba a pacificar al país, se hincaron ante un grupo criminal; lo cual justificaron de la forma más burda, negando la detención.

Esto evidentemente hizo estallar las redes, muchas fueron las voces en contra y pocas, básicamente sólo las del gabinete, salieron a defender la decisión; decisión que Obrador negó haber tomado, tenía una coartada, pues mientras Culiacán Sinaloa ardía, él volaba hacia Oaxaca, lo cual no estaba en su agenda, aunque dijeron que sí, pero no faltó quien checó que en realidad no estaba agendado, se fue lo suficientemente lejos del conflicto.

Claro que quedó incomunicado durante el vuelo, (por eso existe un avión presidencial) pero después dijo respaldar la postura del gabinete de seguridad para salvar vidas; cosa que evidentemente todos sabemos es mentira, sólo él podía tomar una decisión de ese tamaño. Pero la cobardía es mucha, se la ha pasado negando haberla tomado.

Por días vimos que se usaba la frase “Soy gente de Ovidio”, esto en referencia a un vídeo donde en un retén un automovilista dice eso y lo dejan pasar. Pero la realidad es que él no es el “héroe” del grupo antagónico, es Archivaldo; porque pasado el momento álgido, se supo que ambos hermanos estuvieron en manos del ejército, pero él logró escapar ayudado de su gente y acto seguido entró a negociar con el gobierno la liberación de su hermano.

Esto no es algo que se pueda celebrar, básicamente vimos al crímen organizado doblar al gobierno mexicano; presionar y lograr su cometido por un operativo mal organizado, pero que quede claro, estamos conscientes que esto no fue culpa del ejército, fue culpa de López Obrador, por que si bien tuvo el poco tino de culpar de ésto a las fuerzas armadas, olvidó que el jefe de las mismas es él.

Una vez más hemos visto la incapacidad de quien por dieciocho años gritó a los cuatro vientos que era mejor que los otros, de quien sacó raja política cada que el Chapo se escapaba, quien, teniendo la ocasión y la oportunidad, dejó escapar no a uno, sino a dos hijos de uno de los narcotraficantes que más daño ha causado a los mexicanos.

Irónicamente esta mañana los encargados de municipios, encabezados por Enrique Vargas del Villar, presidente de la Asociación Nacional de Alcaldes, al pedir audiencia en Palacio Nacional con López Obrador para hablar de un aumento en los presupuestos, sobre todo para cuestiones de seguridad, fueron recibidos con gas lacrimógeno, lo que no hacen con anarquistas y feministas cuando destrozan la ciudad, lo hicieron con quién pedía audiencia para mejorar la seguridad de sus municipios.

Dados estos hechos, en este momento, el pueblo tiene un as bajo la manga; López Obrador, contrario a lo que requiere su puesto, acaba de violar el Artículo 150 del código penal federal; pero aquí un problema, pues parece que sólo puede ser juzgado por traición a la patria.

¿No es suficiente traición poner la libertad de un narco sobre los soldados muertos para detenerlo? Porque algo nos queda claro, ésto no hubiera pasado si la planeación hubiera estado en manos de gente que sabe, pero como siempre en la cuarta el puesto se gana por lealtad, no por capacidad.

Porque si esto hubiera pasado en otro gobierno ya estarían las hordas amloistas exigiendo renuncias, pero aquí no hemos visto una sola baja por un asunto tan grave que deja la estabilidad del país en el limbo.

Desgraciadamente no tardó mucho en replicarse el hecho, en menor escala, pues un hombre machete en mano, tomó rehenes en un Banamex de Pachuca Hidalgo y amenazó con asesinarlos si López Obrador no iba a hablar con él, por lo que fue abatido, pero aquí una duda ¿El gobierno cede a la presión según el contrincante? ¿Es necesario ser narcotraficante de altos vuelos para ganar la disputa y que el gobierno lo escuche? Parece que sí, pues ya llevan varias masacres y no vimos la misma disposición para resolver que como hicieron con los hermanos Guzmán.

Ahora al gobierno le toca asumir que a los mexicanos no nos interesa que nos vendan el error como un asunto de tranquilidad espiritual, y que aquí no hay más que de dos sopas, o asumen a cabalidad las obligaciones que conlleva el puesto, o mejor lo dejan en las manos de alguien que tenga los tamaños para aceptar las consecuencias de tomar una decisión de Estado.

@princessprian

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.