¡PARIDAD EN TODO!

Por:

El pasado 17 de octubre se conmemoraron 66 años del derecho al sufragio femenino universal ¡Apenas 66 años! Tengo familiares mujeres que tienen más de esos años. Si reflexionamos un poco, el derecho de las mujeres a poder votar es muy reciente. Me da mucha tristeza saber que a lo largo de la historia ha permeado más el machismo, los lastres culturales, la misoginia, etc., que la misma esencia de la democracia que reside en la soberanía popular y la participación de toda la ciudadanía en la toma de decisiones.

Volteando un poco la mirada hacia atrás, es impresionante todo el avance que se ha tenido en tan solo 66 años, días como el 17 de octubre deben de ser un recordatorio para todas y todos que el tema de la violencia política con razón de género sigue latente día a día, en los medios de comunicación, en la publicidad, en las redes sociales, en medios digitales, en las mismas personas; y que debemos de seguir luchando contra la cultura machista y la violencia normalizada que existe entre la sociedad.

El pasado 23 de mayo del 2019, se aprobó el decreto por el que se reforman y adicionan los artículos 2, 4, 35, 41, 52, 53, 56, 94 y 115 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, de la Reforma Constitucional de Paridad de Género en los órganos del Estado. Donde se aprueba la paridad en los tres órdenes de gobierno y en los tres poderes de la unión, aparte del manejo de lenguaje inclusivo en los artículos de la Constitución, por ejemplo, el término “Derechos de la ciudadanía” en vez de “Derechos de los ciudadanos”.

Como en todos los temas, existen personas que están de acuerdo y en desacuerdo. Lo más relevante que quiero expresar en estas líneas, es que a los hechos nos debemos de remitir, solo hay que dar una hojeada a la historia para saber que tipo de eventos orillaron a la urgencia de una Reforma Constitucional en materia de paridad de género, tan solo cuando existieron las cuotas de género, surgieron las famosas juanitas por eso del 2009, que se caracterizaban por postular a una mujer como candidata y dejar de suplente al hombre, y al momento de ganar la contienda electoral, la mujer dejaba el puesto para que el suplente hombre fuera el que ocupara el cargo. Eventos como estos, hubo muchos.

Déjame contarte que antes no existía el término violencia política con razón de género, pero era una acción que existió desde que las mujeres no podían votar.

Hoy son necesarias este tipo de reformas constitucionales para poner un “piso parejo” entre hombres y mujeres en la esfera pública, de otra forma, se seguiría sin respetar los derechos de las mujeres a ocupar cargos de elección popular y de toma de decisiones.

Fb: Brenda Ramírez Riva Palacio

Tw: @brenrivapalacio

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.