ELLA COMO MUCHAS MUJERES DE HOY

Por:

 

Desde la penumbra enfrentó los retos. En el amor, rompió ataduras de la imposición. Mantuvo sus ideales con firmeza, aunque como muchas, lo hizo desde la oscuridad, ¡en lo oculto! Para preservar su lucha.

Su arrojo de mujer, como las hay en la Ciudad de México, en varios rincones del país, la llevó a sufrir calvario, enfrentar menosprecio y descalificaciones. Atacada por su valentía y desprestigiada no sólo por ser mujer, demostró al hombre y a su país su ¡amor!, y no claudicó ni en éste ni en su lucha, aunque probó la cárcel y el autoritarismo. Se opuso a lo convencional y a esas acciones que buscaron con la mentira desacreditarla.

Por ser mujer, consideraban su heroísmo “romancesco, bajo el influjo de las pasiones”. Como toda fémina, la calificaron más por sus sentimientos, por su amor, que por su arrojo en la lucha contra lo injusto.

Ella, Leona Vicario, no cejó, e insistió en evidenciar que “no sólo es el amor el móvil de las mujeres”. Enfrentó ese desdeñar masculino que la colocó en simple seguidora de su amante. Ella, como muchas mujeres de hoy, como la primera periodista como es considerada, como aquellas reporteras que a diario enfrentan los retos de abrirse paso, fue firme, enfrentó a quien desconoció su entrega, y además la descalificó como mujer, como periodistas, como si las acciones fueran sólo por amor y no por convicción.

¿Quién podría afirmar hoy, que su lucha no es actual, quien puede decir que las mujeres no actúan por convicción, quien asegura que no es necesaria esa dosis que inyecta el amor para seguir adelante? Ella, y hoy nosotras, un grupo de mujeres reporteras, con ellos, también iniciamos esa lucha por el respeto de las libertades, de todas las libertades, como la de expresión y lucha por una vida mejor, no para la mujer, no para las periodistas, sino para ¡Todos!

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.