ESFERA HUMANA

Por:

 

 

 

 

Interdif@prodigy.net.mx

Premio Nacional de Comunicación José Pagés Llergo; e inolvidable viaje en el Tren Cantábrico por la Costa Norte de España

“Nunca, ni siquiera durante el presidencialismo más acervo del PRI, los periodistas y medios de comunicación habían sentido el miedo que hoy sienten para ejercer la libertad de expresión” afirmó tajante y valientemente la presidenta de la Fundación José Pagés Llergo, Beatriz Pagés, durante la vigésimo primera entrega del Premio Nacional de Comunicación José Pagés Llergo, que se realizó este martes en el Club del Industriales, donde por supuesto estuvo pletórico de figuras plurales de todos los medios.
Declaraciones en profundidad.

Y claro, acompañada en el presídium por José Carral Escalante, Sergio García Ramírez, José Narro Robles, Julio A. Millán y el subsecretario de la Defensa Nacional, general Dagoberto Espinoza, Beatriz Pagés, también directora de la revista Siempre, hizo un llamado a defender la pluralidad de ideas, ya que aseguró” la libertad de expresión se encuentra en riesgo, ya que nunca se había visto que la máxima instancia de poder colocara un patíbulo para estigmatizar, acusar y hacer escarnio de todo aquel que se atreva a criticar u opinar diferente”. Por algo, Pagés aprendió el oficio de lo que es jun buen periodismo gracias a su padre José Pagés Llergo y el inolvidable Jacobo Zabludovsky.

La voz de Reyes Heroles también se escuchó fuerte y clara

Federico Reyes Heroles, galardonado, coincidió al señalar que en México hoy se viven tiempos de miedo y convocó, recordando la figura de don José Pagés Llergo quien atravesó oceános para entrevistar a Hiroito, Mussolini y Hitler, a que hoy haya “pluralidad, constancia, arrojo y audacia para que nuestro país siga el rumbo de las libertades, ya que estamos bajo amenaza y a prueba”. A su vez, otro de los premiados, el presidente de Coparmex, Gustavo de Hoyos dijo que defender la libertad de expresión es una responsabilidad de toda la sociedad, no solo del gremio de los comunicadores, ya que el papel de los ciudadanos en esta era de información, es ejercer una ciudadanía participativa y comprometida.

Entre los galardonados se encuentran Federico Reyes Heroles, Luis de la Calle, Agustín Gutiérrez Canet, Francisco Calderón, Javier Tejado Dondé, Javier Sordo Madaleno, Paola Rojas, Carmen “Titita” Ramírez Degollado, Bosco de la Vega, don Vicente Rojo, Javier Garcíadiego, Luis Raúl González Pérez, el niño Carlos Santamaría y Elena Morera, entre otros.

Momento muy emotivo fue el homenaje de gratitud y reconocimiento a los soldados caídos en el cumplimiento de su deber, que contó con la presencia de una escolta de honor la banda de guerra y la orquesta de la Secretaría de Marina.

Entre los asistentes se encontraban personalidades como el jefe Diego Fernández de Ceballos, el encuestador Roy Campos; Mikel Arreola, Carlos Eduardo Represas, Magdalena Carral, Servando González, Ernesto Rubio del Cueto, Blanca Lilia Ibarra Carlos Hurtado, Jorge de la Vega, Heberto Barrera, Juan Carlos Velazco, Francisco Labastida, Carlos Septién, ECP, entre muchos otros.

Beatriz Pagés, toda una señora en la comunicación moderna y del país

 

Federico Reyes Heroles

 

José Carral Escalante, presidente del Club de Industriales

 

Paola Rojas

Carlos Eduardo Represas, empresario non

 

Viajar –en el Tren Transcantábrico — es toda una experiencia turística/gastronómica

Me dediqué ocho días a realizar un bello e inolvidable recorrido a bordo de El Trascantábrico de Lujo por San Sebastián (gastronomía de las mejores del orbe) y del Camino de Santiago de Compostela (que ya había realizado hace algunos años).

Muchas personas que prefieren viajar en avión, cruceros, automóviles, motocicletas, bicicletas, etcétera, pero soy un apasionado de los viajes de trenes de lujo que realizan fantásticos recorridos por un país que amo: España, la Madre Patria. San Sebastián, para mí, es una ciudad para caminar sus hermosas callecitas de su casco antiguo, paladear sus exquisitos pintxos y gozar un paseo por la Bahía de la Concha. Por ende, existen tantos rincones en Donostia para no perderse, además de que está cerca de la frontera de Francia, porque es frontera vasco francesa, y poder visitar en San Juan de Luz el célebre restaurante Kaiku. Cuando uno sube en el Transcantábrico (precisamente en Bilbao) no sólo goza del placer del viaje, sino el itinerario que seguirá el tren e ir observando (otros más, ¡durmiendo!) la diversidad de los extraordinarios paisajes norteños, sus accidentadas líneas de montaña (en invierno cubiertas de nieve), increíbles litorales (la mejor pesca del mundo se realiza allí), caminos, bosques, prados, ríos límpidos. Todo es para su mejor postal. Hoy por hoy, El Transcantábrico de Lujo es un hermoso hotel rodante que va a alta velocidad (no como los trenes de AVE), con los servicios que ni usted ni se imagina y atenciones personales de Renfe.

Pero para los que no todavía suben al tren y llegaron a Bilbao/San Sebastián uno o días antes (y se hospedaron en el resort María Cristina, 5 estrellas), recomiendo que visiten sus principales atractivos turísticos: La parte Viaje, Getaria, el Peine del Viento, Museo de San Telmo, Montes Urgull e Igueldo, Paseo Nuevo, la Catedral del Buen Pastor, Aquarium, Mercado La Bretxa, Hondarribia, Castillo de la Mota, Kurzaal (Centro de Convenciones), Ayuntamiento de San Sebastián, playas Ondarreta y Zurriola, Festival Internacional de San Sebastián, la Tamborrada, y el histórico Palacio de Miramar (donde vivieron reyes, una inmensa monarquía, etcétera). En el área de los restaurantes, recomiendo tres que poseen Estrellas Michelín: el de mi amigo José Mari Arzak; el de Martín Berasategui, el Mugaritz, Fábrica, Madame, Muralla, además de los bares/restaurantes para pintxos como el Borda Berri, Bar Sport, La Cúchara de San Telmo y otros. Existe un aeropuerto para llegar a San Sebastián que se ubica a 20 minutos de la metrópoli. Y sus carreteras A—1 y AP—1, muy bien vinculadas a cualquier área.

Volviendo al tren que nos llevaría a Santiago de Compostela, ustedes deben dejar que el tiempo pase en la cadencia del querido traqueteo y descubrir lugares, sensaciones, las suites del Transcantábrico (maravillosas), me hicieron recordar la época de los trenes cuando don Porfirio Díaz implementó una nutrida red con rutas que iban a diversas partes del país. Como sus hermanos, el Transcantábrico Clásico, el Al Andalus, la historia de nuestro tren es de voluntad férrea. Sus coches salón, originales diseños/joyas del patrimonio ferroviario de España, nacieron a finales de los veintes con el objetivo de facilitar un servicio al más alto nivel a las gentes adineradas en sus interminable viajes de ocio. El tren cuenta también con decoración interior que rememora tiempos de antaño y conviertes sus elegantes espacios para disfrutar una inolvidable comida/cena, un brindis relajado y charla con otros viajeros o compañeros de viaje. Por cierto, el tren de amplios ventanales obsequia cientos de vistas de una desbordante belleza.

El tren cuenta con 14 suites de lujo, y la Gran Suite de Lujo que cuenta con todo lo que usted imagine de un hotel de 5/7 estrellas. No se olviden de los desayunos a la carta y el buffet del tren. Hay fiestas en el coche pub con actuaciones en vivo; actividades culturales/gastronómicas. En las noches cuando el tren llega a una estación, permanece estacionado. En el tren disfruté del cocido montañés, fabada, pescados al horno, mariscos gallegos, anchoas cántabras y el tradicional bacalao bilbaíno. Por supuesto, cuentan con una tremenda cava que alberga los mejores caldos de España y de Europa. La tripulación es maravillosa y nunca olvida el nombre de uno. Por ende, el viaje es de 8 días, 7 noches, desde la recortada costa de ese mar frío que es el Cantábrico, para extender sus brazos hacia todo el país vasco y llegar a Galicia. El viaje de inicio parte en San Sebastián y el fin del mismo es Santiago de Compostela (o viceversa).

Recuerdo que desde la elegante San Sebastián, la diversa Bilbao, los impresionantes y hermosos paisajes del Vale de Mena y del Desfiladero de la Hermida, Santander y su discutido Casino, las pinturas rupestres de Altamira, Oviedo y el prerrománico asturiano, las extraordinarias villas marineras nacidas al amor del Cantábrico (Ribadesella, Luarca, Ribadeo o Viveiro), todo suma para conocer el invaluable Museo Gugghenheim, relajarse en las aguas termales de La Hermida, o para adentrarse a sitios sagrados y llenos de tradición como Covadonga/Santiago de Compostela, meta de todo aquel que sabe viajar y desea también ser un peregrino.

SANTIAGO DE COMPOSTELA

Si ustedes no “han hecho el Camino o no a Compostela”, el viaje cuando llega a la capital de Galicia, hace comprender a uno el por qué es el destino de la peregrinación de la cristiandad desde el siglo IX. Desde el Báltico y el mar del Norte, cientos de miles de peregrinos caminan al santuario gallego y portan (muchos de ellos) la concha de vieira a lo largo de todos los camino de Santiago, para los creyentes, caminos de fe. A todo ello, le sumo que tanto en la época de los romanos hasta la aparición del barroco, el santuario de Santiago de Compostela ejerció una vibrante influencia en la arquitectura, no sólo en Galicia, sino también en toda la Península Ibérica.

Lugares para visitar en Compostela: La Catedral, (Patrimonio de la UNESCO), la rúa do franco con sus innumerables restaurantes, además de la Praza de Obradoiro, el pazo de Raxoi (sede del Ayuntamiento), Hostal dos Reis Católicos, Colegio de San Xerome, Plazo de Xelmírez, Pórtico da Gloria (obra del maestro Mateo), etcétera. Es vital visitar sus plazas como la de Praterías, A Inmaculada, A Acibechería o la A Quintana. La mayor parte de los hombres de estas plazas procedían de antiguos medios medievales. Y para ir a Santiago hay que detenerse a comer algo en los feudos de la rúa do Franco, donde uno se deleita con percebes, pulpos, centolla, lubina, ternera gallega, todo acompañado de la famosa tarta Santiago. Finalmente, antes de irse a otro lugar, visiten la Alameda y su paseo A Ferradura, donde obtendrán increíbles fotografías. No hay como viajar en Los trenes de lujo de España. ¿Usted qué piensa? Y hasta la próxima, ¡abur!

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.