YO CAMPESINO

Por:

Pesimismo

*Inseguridad y economía con datos negativos, y sin posibilidad de cambio

Ahora resulta que la 4T dará frutos en un año más, justo cuando se pronostica que el crecimiento económico no pasará del uno por ciento y se rompen todos los récords de criminalidad en el país, donde el miedo y el desempleo van a la alza en la misma proporción que cae el ánimo, la esperanza en un cambio positivo.

¿En verdad cree López que los criminales van a dejar de disputarse a sangre y fuego las plazas y rutas del tráfico de drogas, humanos y armas?

O en realidad hay otras cosas que le impiden combatir con la fuerza del gobierno a los criminales. De ser así ¿Para qué quiere una guardia nacional, para atender la orden del presidente estadunidense de parar y deportar a los migrantes que no se pueden defender?

Una matanza más, y continúa culpando a los de atrás. Su oferta de terminar con la violencia con asumir el poder, sigue en el plano de la demagogia, lo mismo que las mejoras en economía y el castigo a la corrupción, el cual sólo ha quedado como una vil revancha y en la retórica barata y recurrente del incapaz.

Pero más allá de las promesas en las que desde luego muchos no creímos, están hechos contundentes que ya cambiaron nuestra realidad y que de esperanza nos llevan a la angustia, al temor, al ¿qué va a pasar mañana, a dónde nos lleva?

Y no se trata de una broma, sino de realidades donde los acarreados y la caja de aplausos no existen porque son decorativos. Vivimos situación difícil donde poco a poco todo lo positivo baja y lo negativo crece, con lo cual la opción será mayor violencia.

Los delitos patrimoniales, esos que pegan a la mayor parte de la sociedad van en aumento incluso la violencia con que se cometen y es que, como en el caso de la delincuencia organizada con sus cientos y miles de muertos, tienen como divisa la impunidad.

Y si la impunidad es galopante, la criminalidad no se detiene, crece. La ausencia de castigo, estimula la violación de la Ley. Por eso los asesinatos y el reto de la delincuencia va en incremento, aunque los “otros datos” intenten desmentir la realidad que golpea todos los días a los mexicanos.

Y todos los días las consultoras y calificadoras, instituciones financieras y hasta Banxico, nos recuerdan que aunque en Palacio Nacional digan que somos felices, las cuentas no salen y la economía va en picada. Este año, de plano, 0.4 por ciento; el que viene uno por ciento y cayendo.

Los pronósticos no son alentadores, por el contrario.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.