DERRAME DE GASOLINA EN LOS ÁNGELES

Por:

La (FAA) Administración Federal de Aviación, investiga
Los residentes de Cudahy, suburbio perteneciente al área de la ciudad angelina, siguen en shock debido a la lluvia de combustible que descargó sobre ellos un avión de la aerolínea Delta, cuando este sufrió la avería de uno de sus motores. La aeronave un Boing 777 con destino a Shanghái, China, se vio en la necesidad de liberar la mitad de su combustible el martes pasado, viéndose afectando varias escuelas, decenas de niños y personas adultas.

“No vas a matar a nadie arrojando combustible”: dijo un experto cuando se le inquirió sobre el accidente y por qué opto la tripulación por rociar turbosina sobre escuelas en Los Ángeles y no hacerlo en un lugar despoblado.

El piloto, luego de despegar del aeropuerto de Los Ángeles, solicitó pista para aterrizar de emergencia explicando el motivo el controlador preguntó si querían regresar al aeropuerto de inmediato o permanecer un rato sobrevolando el océano para quemar combustible. Uno de los pilotos respondió: “Vamos a seguir adelante. Lo tenemos bajo control nuevamente. No estamos en estado crítico”.

Nuevamente el controlador hizo la siguiente pregunta: “Ok, ¿así que no necesitan retener o liberar combustible o nada por el estilo?”.

“Eh, negativo”, respondió el piloto.

Sin embargo, Como se sabe, el piloto decidió liberar el combustible a baja altitud y sobre una zona densamente poblada en particular en las escuelas primarias. En el momento del derrame la televisora local dio cuenta de ello captando como el combustible se dispersaba en dos chorros desde las alas cayendo sobre la ciudad de Cudahy y partes cercanas del condado de Los Ángeles.

“Fue un olor muy fuerte”, dijo Diego Martínez, alumno de sexto grado en la primaria de Park Avenue, en Cudahy, quien fue uno de los afectado ya que estaba en el patio tomando la clase de educación física.

Las autoridades informaron que al menos 56 niños y un número no determinado de adultos fueron atendidos en el lugar del incidente por irritaciones leves de piel y pulmones debido a la turbosina que los roció. Los servicios de emergencia no tuvieron que llevar a nadie al hospital y solamente utilizaron agua y jabón para descontaminarlos.

¿Por qué se liberó el combustible?

Según el diálogo entre los pilotos y la torre de control revelaron problemas en el motor derecho del avión. Y según los expertos si un compresor del motor es averiado esto suele ocurrir cuando un objeto o un ave se estrella contra las turbinas. Y en el peor de los casos esto puede ocasionar fuego y por ende ponen en peligro el avión. Por lo que, durante un aterrizaje de emergencia, la mayoría de las veces es necesario descargar combustible para aligerar la nave.

Pero, cuando la torre de control preguntó si querían regresar al aeropuerto de inmediato o permanecer un rato sobre el océano para quemar combustible, uno de los pilotos respondió: “Vamos a seguir adelante. Lo tenemos bajo control nuevamente. No estamos críticos”.

Por su parte en un comunicado dijo la FAA, “Existen procedimientos especiales de descarga de combustible para las aeronaves que operan dentro y fuera de cualquier aeropuerto importante de Estados Unidos” y añadió en su informe. “Estos procedimientos establecen que el combustible debe ser liberado en áreas deshabitadas y típicamente a mayor altitud para que se disperse antes de llegar al suelo”.

Sin embargo, refuto Doug Moss, capitán de una aerolínea retirado, que los pilotos pueden desviarse de las reglas en una emergencia por razones de seguridad. Moss quien es propietario de AeroPacific Consulting LLC, una firma de consultoría de aviación en Reno, Nevada dijo al respecto “El piloto podría haberse quedado en el océano para descargar su combustible, pero eso podría haber tomado al menos media hora y hasta una hora, dijo Moss.

Y además puntualizo que cuando los compresores se detienen, la tripulación no puede determinar cuánto daño interno se le hizo al motor, lo que podría significar “un incendio incontrolable como una posibilidad futura”.

Moss justifico la acción de los pilotos ya que dijo: “El estar volando un avión con un motor dañado que puede estar en llamas es muy peligroso”, “Así que tiene que tomar la decisión: ¿o pierdo tiempo a tirar combustible o lo derramo esto en el suelo tan pronto como pueda? “No vas a matar a nadie arrojando combustible”.

Y fue más allá en su explicación el capitán retirado: “No hay abandono del deber. Todos están tratando de hacer lo mejor que pueden, pero es un juego rápido y dinámico, y no hay mucho tiempo para pensar… las vidas están en peligro”, dijo Moss. “. Desafortunadamente, hubo daños colaterales. La gente fue rociada con gas”. “Pero, eso no va a matar a nadie” finalizo Doug Moss
La turbosina derramada fue a caer directamente sobre tres escuelas y 20 centros comerciales los cuales experimentaron algunos efectos por el olor, a unas 13 millas (21 kilómetros) al este del aeropuerto de Los Ángeles, informaron finalmente las autoridades.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.