MUERE ALFREDO RÍOS GALEANA

Por:

Autoridades penitenciarias confirmaron la muerte de Alfredo Ríos Galeana, el temerario asaltabancos que mantuvo en jaque a la policía en los años ochenta, época en que fue considerado como El Enemigo Público Número Uno de la sociedad.

Ríos Galeana formó un grupo delictivo para perpetrar decenas de asaltos bancarios, protagonizar enfrentamientos con las diversas corporaciones policiacas y obtener ganancias millonarias tras sus espectaculares atracos en esta capital y entidades vecinas.

Su temeridad llegó al grado de darle poca importancia a la cercanía de la policía, pues aparte de ir armado con su gente, acostumbraba llevar consigo granadas de fragmentación solo utilizadas en la guerra, lo que le hizo ser considerado como el más peligroso de los delincuentes del Valle de México.

Antes de formar parte del sindicato del crimen, Alfredo Ríos Galeana fue comandante en jefe del Batallón de Radio Patrullas del Estado de México (BARAPEM), y su formación académica y sus conocimientos en todo tipo de intervenciones bélicas, los obtuvo en Israel, donde fie enviado por el Gobierno del Estado de México para convertirlo en un Super Policía.

Pero los conocimientos adquiridos en Israel, fueron para Alfredo Ríos Galeana, herramienta para atemorizar a la sociedad; sin querer el gobierno mexiquense formó un “monstruo” que se dedicó a crear el caos y pánico en las calles de la ciudad.

El Enemigo Público Número Uno fue detenido en tres ocasiones en la década de los ochenta, pero con gran seguridad y sarcasmo advertía que no había cárcel que le impidiera continuar siendo libre y terminaba protagonizando espectaculares fugas con otros reos que se unian a su banda haciéndolo más poderoso.

Es oportuno mencionar que el productor de esta empresa, Latitud Megalópolis, Manuel Toledano Morales y el que esto escribe, fuimos testigos de gran parte de las fechorías de Alfredo Ríos Galeana, llegando a los lugares donde el audaz sujeto y su banda acababan de cometer un asalto o una balacera.

Ríos Galeana era temido por su capacidad de reacción ante la cercanía de las patrullas, burlaba los más estrechos cercos policiacos y dar con su paradero era labor titánica para las autoridades.

El Enemigo Público Número Uno accionó cuando las instituciones bancarias carecían de los mecanismos de seguridad actuales, no había ventanillas en las cajas y mientras sus secuaces amagaban a empleados y clientes, él mismo saltaba los mostradores para saquear una a una todas las cajes del banco, obteniendo cantidades millonarias en cada uno de sus “golpes”.

Pero no hay fecha que no llegue, y fue hace unas horas cuando se confirmó la muerte del astuto ladrón que permaneció a la fuga por más de veinte años escondido en California, Estados Unidos donde fue detenido por un error propio y al cotejar su licencia de manejo la policía detectó que era el asaltabancos más buscado por las autoridades mexicanas y lo deportaron siendo presentado ante los medios en las instalaciones de la procuraduría de justicia capitalina, en el llamado “Bunker” donde él mismo aceptó que había llegado el fin de su carrera delictiva.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.