VIOLETA DEL ANÁHUAC

Por:

 

“SERVICIO POSTAL”

 

 

Durante años use el servicio de un Apartado Postal de Correos Mexicanos. Y facilité el trabajo del Cartero haciendo que la correspondencia llegara directamente a oficinas y se registrara en listas de raya. Incluso acudía a retirar paquetes de los servicios habituales de libros o revistas que podía uno adquirir. Cuando llegó el cambio en las formas de mensajería, fui una de las primeras beneficiadas del Estado de Guerrero cuando la ONU nos obsequió MODENS a un grupo de mujeres periodistas, era el final de los años 80’s, una maravilla, aunque los costos en línea telefónica, el tiempo en descargar la información sobre temas específicos que había que registrar, generaba al interior del hogar o de la oficina distintos problemas.

La era digital llegó. Aún me sorprende la rapidez de una respuesta. Me maravillo y envío a veces algún mensaje y cuento el tiempo de envío y de respuesta y no dejo de dar gracias a DIOS por permitirme conocer de sus promesas. Aunque debo reconocer que un libro físico es para mi un agasajo y que batallo para la lectura en digital, aunque se qué hay que habituarse.

Hace unos días me enviaron un regalo por correos. Acudí para preguntar por donde andaba el paquete y mi corazón se sobrecogió al mirar una oficina con dificultad para sobrevivir. En tanto se daba la búsqueda observé el ir y venir de un gran número de personas que entregaban paquetes, la revisión del contenido, El embalaje, la colocación de timbres y la emoción que brillaba en sus ojos y reflejaba sus sonrisas. La revisión de elementos del Ejército a fin de evitar el uso indebido de estos servicios, y…

Los seres humanos siempre hemos buscado comunicarnos. Se pierde en el tiempo la fecha de su inicio, pero lo encontramos como “correos” que enlazaban la comunicación entre nobles, reyes, clérigos; lo encontramos en los movimientos armados de México. Lo encontramos como grandes documentos en las bellas descripciones que hacían de éste territorio quienes lo visitaban en el México novohispano. Lo encontramos en la poesía, en la música, en las historias de amor, de desamor, de patriotismo, y hasta de despedida y traición.

Sí… también a éste servicio lo han traicionado. Y hay quienes desde sus cargos vieron que las rutas postales de antaño podían convertir sus bolsillos en grandes negocios creando nuevas rutas de servicios de entrega. Desde dentro lo observaron y se llevaron la idea y golpearon el alma de un servicio que pudieron modernizar para mantenerlo como un baluarte y en cambio buscaron quebrarlo para mostrarlo ineficaz e insostenible, como carga y hasta como desprestigio al relacionarlo con Porfirio Díaz. Que poca empatía con la sociedad tuvieron algun@s.

Hace unos días envíe un servicio de paquetería. Acudí al Palacio Postal, justo uno de los bellos edificios de la Ciudad de México relacionados con el Porfiriato. La atención fue de calidad, así como el envío, el tiempo y el costo. Recibí mi regalo, un trabajador de Correos llegó hasta mi domicilio, una gran emoción me produjo abrirlo. Como sin duda la relación qué hay entre los paisanos mexicanos, radicados en otras partes del mundo, especialmente con nuestro vecino país del norte, deben sentir al recibir correspondencia de sus familiares en México, de los sabores que llegan por éste servicio y hasta los trajes de Danza de los Tlacololeros representativas de Guerrero que enviaron para hacer también su propio Pendón, lo que realmente significaba era mostrar su vínculo permanente con su esencia e identidad.

La traición ha golpeado éste servicio. Habrá quienes detengan su andar de ambición y fortalezcan al país en el uso de uno de los servicios más importantes de comunicación que existen? O también cederán.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.