LIBERTAD BAJO PALABRA

Por:

 

¿Mano negra o Morena en la UNAM?

 

 

El objetivo es subir gradualmente el nivel de violencia para generar una devastadora huelga como la del 99

El conflicto que crece peligrosamente en la Universidad Nacional Autónoma de México, en el que hasta 16 planteles han realizado paro en sus actividades académicas, de los cuales 7 son indefinidos, tiene un propósito muy distinto a la causal que ha sido utilizada como pretexto de grupos violentos para protestar ante las autoridades de la institución.

 

La verdadera intención es provocar una aguda crisis que derive en la dimisión del rector Enrique Graue, quien fue reelecto por la Junta de Gobierno en noviembre pasado.

Este golpe a la institución ha sido planeado con la participación de grupos radicales que cuentan con adiestramiento especializado en la generación de conflictos, bajo la mirada omisa de autoridades federales y de la Ciudad de México. La indeseable renuncia del rector sería el medio para generar el caos que fuerce un cambio de gobierno en la máxima casa de estudios, en medio de un contexto de descomposición, cuya autonomía es un obstáculo para quienes pretenden controlarla.

Este perverso plan es generado por grupos ajenos a la institución, sin embargo, cuentan con el respaldo de minorías muy radicales e incluso con algunos profesores de ideología anarquista. Uno de los principales centros de reunión de los encapuchados que operan con absoluta impunidad dentro y fuera del campus universitario es el auditorio Justo Sierra que fue rebautizado en la Facultad de Filosofía y Letras como “Che Guevara”, ubicado a 200 metros de la torre de Rectoría.

La estrategia de provocación no tiene ninguna intención de lograr un diálogo constructivo.

El objetivo es subir gradualmente el nivel de violencia, arrastrar al mayor número de escuelas y facultades al paro con el propósito de generar una devastadora huelga como la ocurrida entre 1999 y 2000.

Hasta ahora más de 160 mil estudiantes de bachillerato y licenciatura han resultado afectados.

¿De dónde vienen y quiénes son los provocadores?

Según datos proporcionados a esta columna por una fuente que trabajó en la PGR, durante varios años se ha realizado un mapeo de los grupos extremistas enquistados dentro de la Universidad.

Se trata de colectivos que presuntamente sostienen comunicación e incluso reciben apoyo de células afines a las FARC de Colombia y autodenominados grupos bolivarianos que estuvieron vinculados al régimen de Hugo Chávez.

Llaman la atención algunos de sus nombres: Anarquismo y Acción SubversivaColectivo Coordinador Estudiantil Anarquista y Convergencia Comunista, entre otros.

El auditorio de Filosofía, tomado desde hace 20 años y que ningún rector se ha atrevido a recuperar, conociendo que cualquier intervención para rescatarlo sería el escenario ideal para argumentar represión y detonar nuevamente un gran conflicto, es uno de los centros de reunión preferidos por estos colectivos.

En ellos se tiene identificada la presencia de chilenos, cubanos y argentinos, quienes participan en la estrategia de choque para dirigir ataques contra diversos planteles e infiltrarse en marchas conmemorativas del 2 de octubre o de protesta contra la violencia hacia las mujeres.

Un peligroso contexto de descomposición que amenaza a una de las instituciones más valiosas de nuestro país.

•••

EDICTOS: El próximo miércoles en la Corte, legisladores encabezados por Mónica Fernández Balboa, presidenta del Senado, se reunirán con ministros para analizar el paquete de reformas inherente al sistema de impartición de justicia que ya tendremos oportunidad de comentar.

 

 

ENROMA27@GMAIL.COM

@JENROMA27

 

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.