CARMEN ROMERO RUBIO CONFESÓ QUIEN ERA SU VERDADERO AMOR

Por:

PARTE DE LA CARTA A SU PADRINO SEBASTIÁN LERDO DE TEJADA

Ese día Carmencita amaneció nostálgica. Sentía cariño sincero por el recuerdo de su buen padrino, licenciado Sebastián Lerdo de Tejada. ¡Cómo ha cambiado para ella la vida! En su carta le dice: “querido papá Lerdo: el mes de julio pasado cumplí dieciséis años.

¡Cuán triste fue el día de mi santo!… Ninguna de mis amiguitas del colegio, a excepción de Lola Gómez Parada, se acordó de mí.

¡Qué diferencia de cuando papá era ministro de usted!… entonces recibía muchas flores, muchas, hasta llenar una almohada de raso con ellas”. (Pobre niña, no había sido preparada para el descenso de la cumbre)…

“Conoce usted ya todas mis confidencias, las más íntimas, aquellas que no me he atrevido a confiar a mamá misma…

Sabe usted que este año debía haberme casado con Pepe Negrete y así lo acordaron entre usted y papás… Esta unión que los dos hemos deseado no se verificará este año y mucho me temo que ni el siguiente.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.