YO CAMPESINO

Por:

Rifa de risa

Estrategia para conseguir dinero sin registro y “apretar” a empresarios

El agudo periodista Paco Rodríguez hizo la pregunta adecuada: ¿Y cuando no haya dinero para repartir?

A esa habría que hacer otra pregunta: ¿Para qué hacer una rifa de dinero en vez de repartir el que ya se tiene?

Un sorteo de las dimensiones que se pretende, va a costar millones de pesos adicionales.

Mejor que se canalice lo que ya se tiene a lo que afirma el presidente que está destinado.

Total, con eso, se cubre lo que se escamoteó del presupuesto en Salud disfrazado de “ahorro” y que utiliza discrecionalmente el señor López para regalar entre sus seguidores.

Así lo hizo también con los 125 mil millones que se retiraron del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios, de los 250 mil millones que le dejó la pasada administración.

Pero el dinero se acaba por más que se meta tijera a la administración pública, como ocurrió con Thalía Lagunas Aragón, actual titular de SAT que eliminó áreas enteras para “ahorrar” a sabiendas que los ingresos, con todo y la cacería que ya se inició, no aumentarán.

Es más, ante el endurecimiento de las acciones recaudatorias, se habla de un incremento en la informalidad.

Empresarios que preferirán no manifestar actividades, se saldrán a la banqueta para no ser perseguidos. Acciones bancarias en efectivo aumentarán y esos flujos, nadie sabe cómo se controlarán, en un país donde la informalidad alcanza el 60 por ciento de la economía. O sea, habrá que perseguir delitos de lavado y evasión.

Pero hasta eso inhibirá la inversión; la dueña del SAT podrá endurecer, perseguir, crucificar y, a través de la Unidad de Inteligencia Financiera, encarcelar a los delincuentes fiscales (ya no habrá presunción de inocencia), pero no será el camino para incrementar permanentemente los ingresos; será temporal. Seguro.

Ahora bien, si de lo que se trata con la rifa es obtener recursos que sumen: dos mil de los rateros, dos mil de los empresarios y dos mil del sorteo en sí, precisamente para obtener ganancias, pues ni modo, será dinero que podrá gastarse discrecionalmente el señor presidente, descontando los premios.

Pero, los empresarios ¿Volverán a “entrarle” de manera gratuita? Yo creo que no, salvo aquellos que tengan cuentas pendientes. Ya lo dijo el presidente, la idea no es castigar sus triquiñuelas, sino que “dialoguen y negocien” y le entren con su cuerno.

Es dinero que no entra a las arcas federales como ocurrió con los dos mil millones que Gertz Manero les quitó a los empresarios judíos y entregó a López. Así, el presidente les puede dar un uso discrecional sin inventarios ni trámites burocráticos.

Esa es una estrategia para hacerse de dinero para su uso personal. Pero todo eso tiene un límite; del Fondo que le dejó Peña, sólo queda la mitad. Veremos si los recursos fiscales le alcanzan… No creo.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.