EL PRIMER HOTEL DE LA CIUDAD DE MÉXICO

Por:

Durante la primera mitad del siglo XIX, en 1840 para ser precisos, un ingeniero militar oriundo de Italia llamado José Besozzi tuvo la brillante idea de levantar un edificio que fungiera como hotel en el Centro Histórico de la Ciudad de México, en la esquina donde hoy se encuentran las calles 16 de septiembre y Palma.

En aquella época, los extranjeros que arribaban a la ciudad solían hospedarse en mesones. Pero pronto, surgió la necesidad de contar con un edificio ex profeso para alojar turistas en el corazón de la hoy CDMX.

La visión del italiano es hasta la fecha reconocida, pues aquel edificio fue uno de los primeros en levantarse con ladrillos y no tezontle.

La estructura de dos pisos, que sigue manteniéndose incólume en esta concurrida esquina, se erigió gracias a la colocación de acero, que se unía con unos remaches especiales, que para la época eran completamente modernos.

El hotel se llamaba Bella Unión, se trataba de un edificio bastante discreto y muy bello. El estilo respondía a la arquitectura francesa: sobria y elegante.

Lo interesante es que unos bustos adornaban los marcos de las ventanas de lo que solían ser habitaciones, se trata de unas esculturas, que aún prevalecen, de los primeros presidentes de México.

Sin duda, los acontecimientos históricos que tuvieron lugar dentro de las paredes del hotel le han otorgado una identidad muy especial.

Por ejemplo, en 1847, durante la intervención estadounidense, en Bella Unión se planeó la rebelión de los Polkos, a cargo de Matías de la Peña Barragán contra el presidente Valentín Gómez Farías.

Más tarde, los norteamericanos tomaron el hotel y lo convirtieron en su cantina y prostíbulo. Decenas de acontecimientos se registraron el inmueble.

Trabajo de Mariana Gaxiola, Redactora de MXCity nacida en Hermosillo y enamorada de la Ciudad de México

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.