TRABAJADORAS DEL HOGAR Y SUS DERECHOS EN CONTINGENCIA

Por:

El trabajo del hogar es fundamental, todos gozamos de ese trabajo pero pocos lo realizamos personalmente. Es el trabajo que todos necesitamos pero nadie quiere hacer, porque es solitario y laborioso. Como sociedad nos servimos de este trabajo y por ello es fundamental para la economía del país.

En estos días cientos de trabajadoras domésticas han sido despedidas de sus empleos, con el pretexto de mandarlas a descansar y a guardar cuarentena, se han quedado sin ingresos, pues sus empleadores solamente las mandaron a casa sin goce de sueldo.

El miedo al contagio también ha traído grandes injusticias que han abofeteado a estas mujeres que arriesgan su integridad física cada día al recorrer grandes distancias para llegar a sus empleos; mujeres que son sostén de familias que son muy pobres.

Mujeres que viven de su trabajo; mujeres que también arriesgan su salud al llevar a cabo las labores de limpieza en el hogar, donde hay que limpiar baños y muchas veces mover muebles.

La semana pasada la patrona de María le sugirió guardar la cuarentena y acto seguido le dijo que la veía de nuevo en 30 días, de su sueldo ni habló y sin ninguna consideración mandó echó a la deriva a una mujer que ha trabajado para ella desde hace 4 años, sin descanso y que se traslada desde Tláhuac a Interlomas, todos los días; una mujer que vive con su hijo discapacitado –quien no puede trabajar-, una mujer de 69 años de edad, con escoliosis de tercer grado –sufre de terribles dolores de espalda- una mujer que no tiene casa propia, paga renta y gastos médicos, pues a su edad, la salud ya falla. Ella como muchas mujeres trabaja por mera necesidad, no por gusto. María fue una víctima indirecta del Covid y una víctima directa de la inconsciencia de su patrona, que violentó sus derechos laborales.

Qué bueno que los empleadores del servicio doméstico se cuiden, qué bueno que guarden la cuarentena religiosamente, pero no acosta del empobrecimiento de sus trabajadores que les brindan su tiempo, su esfuerzo y su salud. Qué lástima que los empleadores sí tengan la audacia de contratar personas que los ayuden a mantener impecables sus hogares, pero carezcan de la conciencia ciudadana para asumir sus obligaciones frente al personal doméstico. Y sí ellos no lo conocen, aquí reproducimos sus obligaciones, porque si las mandan a guardar la cuarentena, ellas tienen derecho a su sueldo.

También existen otros casos, en los que mantienen a las mujeres trabajando por horas, desinfectando y atendiendo a los enfermos de hogar, sometiendo a las mujeres jornadas infrahumanas.

De acuerdo al artículo 331 de la Ley federal de trabajo, la persona trabajadora del hogar es aquella que de manera remunerada realice actividades de cuidados, aseo, asistencia o cualquier otra actividad inherente al hogar en el marco de una relación laboral que no importe para la persona empleadora beneficio económico directo, conforme a las horas diarias o jornadas semanales establecidas en la ley, en cualquiera de las siguientes modalidades: residan en el domicilio donde realice sus actividades; que no residan en el domicilio donde realice sus actividades; y las trabajen para diferentes personas empleadoras y que no residan en el domicilio de ninguna de ellas.

Aquí las obligaciones de los empleadores de las trabajadoras del hogar de acuerdo con la Ley federal del trabajo capítulo XIII, artículos 331-343:

1) Las personas empleadoras garantizarán en todos los casos los alimentos y habitación para las personas trabajadoras del hogar. Los alimentos no van incluidos en el salario de las personas.

2) Las personas trabajadoras del hogar que residan en el domicilio deberán contar con tres horas de descanso al día y gozar de nueve horas para dormir.

3) El trabajo del hogar deberá fijarse mediante contrato por escrito.

4) Artículo 334 Bis.- Las personas trabajadoras del hogar contarán con las siguientes prestaciones conforme a las disposiciones de la presente Ley y estarán comprendidas en el régimen obligatorio del seguro social:

  1. Vacaciones;
  2. Prima vacacional;
  3. Pago de días de descanso;
  4. Acceso obligatorio a la seguridad social;
  5. Aguinaldo; y
  6. Cualquier otra prestación que se pudieren pactar entre las partes

5) Artículo 337.- Los patrones tienen las obligaciones especiales siguientes:

  1. Guardar consideración al trabajador del hogar, absteniéndose de todo mal trato de palabra o de obra.
  2. Proporcionar al trabajador habitación cómoda e higiénica, alimentación sana y suficiente y condiciones de trabajo que aseguren la vida y la salud; y
  3. Inscribir a la parte trabajadora al Instituto Mexicano del Seguro Social y pagar las cuotas correspondientes conforme a las normas aplicables en la materia.

6) Las personas trabajadoras del hogar tienen derecho a indemnización conforme el artículo 50 de la Ley federal del trabajo.

Basta de abusar de este sector de la población que vive de su trabajo y lo hace de forma honrada, los empleadores tienen obligaciones frente a ellas, es necesario dignificar a las trabajadoras del hogar, ellas son esenciales. También invito de forma cordial a que las personas trabajadoras del hogar conozcan sus derechos.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.