QUE NO LE DIGAN…

Por:

Mientras que, en el mundo, artistas, deportistas, Ong´s, empresas, incluso personas, han anunciado donativos económicos y en especie para enfrentar la pandemia del Coronavirus COVID-19, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) dejan ver su naturaleza de defensores de un sistema financiero que opera como un banco privado a favor de los intereses de Wall Street.

El pasado 4 de marzo, David Malpass, presidente del BM y Kristalina Georgieva directora gerente del FMI ofrecieron una conferencia de prensa expresando su “preocupación” por la situación que enfrentan todas las naciones en el mundo derivado de la calamidad y no cuentan con recursos para afrontarla.

En la capital estadounidense, Washington, en una conferencia de prensa expresaron la “incertidumbre” que uno y otro organismo financiero tienen proyecciones que, dijeron, “nos llevan a afirmar que el crecimiento mundial en 2020 caerá por debajo de sus niveles del año pasado, pero aún es difícil pronosticar cuál será la magnitud de la caída y la duración del impacto”.

Para ello pusieron a disposición de las naciones más pobres del planeta 62 mil millones de dólares. Kristalina Georgieva explicó que una quinta parte de los recursos del FMI, unos 10 mil millones de dólares, estarán disponibles a tasa de interés cero.

Ambos directivos explicaron que la crisis financiera internacional es más difícil por la complicada situación de los sistemas de salud donde se requiere un mecanismo de coordinación mundial, y para ello, han señalado ambos, “estamos nosotros asumiendo la responsabilidad por este mecanismo de coordinación mundial”, y que para esto están preparados para “intervenir”, y que cuentan con hasta un billón de dólares de capacidad de financiamiento total.

No podíamos esperar menos de ambas instituciones que efectivamente no son fundaciones caritativas, fundaciones dedicadas al bien común, prestan ayuda, sí, pero a muy altos costos para las economías de las naciones y para la misma población que derivado de las cláusulas que imponen, la gente es la más perjudicada.

Apenas el año pasado, ambas instituciones cumplieron 75 años de haberse creado a partir, después de la segunda guerra mundial, de los acuerdos de Bretton Woods. Desde entonces, ha señalado el analista, José Blanco, uno y otra han actuado como “un centro que rapiña” frente a una “periferia cada vez más atracada”.

La situación económica mundial es gravísima, y por ello, líderes de diversos parlamentos de todo el orbe signaron, el miércoles pasado, una misiva dirigida al BM y al FMI para solicitar la condonación de la deuda extensiva de las naciones que conforman la Asociación Internacional de Fomento, es decir los países de menores ingresos, durante el periodo en el que persista la crisis sanitaria mundial provocada por el COVID-19.

El llamado a ambos organismos fue a iniciativa de Bernie Sanders, senador independiente de los Estados Unidos, quien buscó ser candidato a la presidencia de ese país, y la Congresista Ilhan Omar, entre otros, donde se solicita “un mayor apoyo financiero y evitar una desaceleración económica mundial”.

La carta que está signada por más de 300 parlamentarios de todo el mundo, varios mexicanos, congresistas federales y locales, entre ellos el líder de Morena en el Senado, Ricardo Monreal Ávila, donde señala que “esta es una crisis de salud pública y económica global, por lo que debemos tomar la oportunidad para aliviar a los que están sufriendo al cancelar su deuda por no poder costearlas”.

Se pide que este esfuerzo lo debería encabezar Estados Unidos, y que se debe actuar como una comunidad global y proteger a los más vulnerables. “No podemos permitir que los países empobrecidos destinen dinero al pago de su deuda y que deberían estar destinando a la salud y la seguridad de su gente”.

El domingo de Pascua, el papa Francisco pidió al FMI y al BM condonen o reduzca la deuda de los países pobres, especialmente los más afectados por la pandemia. “La condonación o reducción de la deuda externa les daría una enorme liquidez a muchos países”, señaló.

Sí, efectivamente, mientras que en las últimas semanas hemos escuchado a través de los noticieros de la solidaridad mundial en favor de quienes teniendo menos están recibiendo apoyos de diferente tipo, desde una familia que se organiza para entregar comidas, despensas a personas en situación de calle o se entregan apoyos para la compra de equipos hospitalarios, del FMI y del BM no hemos escuchado nada en esta dirección.

Si, anuncian apoyos, pero como cualquier banco, no pierden. Al contrario, esta ha sido su fórmula para tener a los países pagando su “deuda eterna”. México y los mexicanos sabemos mucho de esto. Lo hemos sufrido.

No, no podemos esperar, menos vamos a escuchar que el FMI y el BM anuncien que entregaran apoyos millonarios, una donación, un regalo a las naciones más pobres a fondo perdido para enfrentar la pandemia. No, no debemos olvidar que son los lobos de Wall Street.

Que le cuenten…

Parece que el anunció del reinicio de actividades ha provocado que mucha gente, ya sea por ignorancia o conveniencia económica la entienda como que el problema ya acabó. En la zona donde vivo en la CDMX que es una amplia área de comercio callejero, ya los vendedores y la gente están saliendo indiscriminadamente. Unos y otros sin cubrebocas y sin las medidas de protección adecuadas. El gobierno debe ser más preciso y dejar bien claro de qué se trata, pero también más estricto, porque lo ganado se puede perder y eso será aún más costoso.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.