LOS ZUAVOS AFRICANOS CON FRANCIA PARA DERROTAR A MÉXICO

Por:

Guerreros del siglo XIX, vencedores de Crimea y Sebastopol, antiguo imperio ruso, de Magenta y Solferino, Italia, los temerarios soldados originarios de África del Norte encontrarían su trágico destino en 1862, como parte del ejército invasor francés que cayó bajo los muros del fuerte de Guadalupe, en Puebla.

El Cuerpo Francés había arribado a México en enero de 1862, bajo la supuesta excusa de la suspensión de pagos de la deuda externa que el presidente Benito Juárez había decretado seis meses antes. Estaba compuesto por poco menos de tres mil hombres, provenientes de sus bases coloniales en el Caribe, como la Martinica.

Pero cuando los propósitos franceses quedaron al descubierto, 4 mil soldados más llegaron desde la metrópoli y de sus colonias africanas para iniciar el avance sobre México. A la cabeza de la lista destacaban los zuavos.

Altamente disciplinados y agresivos, eran expertos en el combate cuerpo a cuerpo y en el uso de la bayoneta. Sus compatriotas los veneraban y sus enemigos les temían. “Eran considerados como en nuestros días son los Boinas Verdes, Fuerzas Especiales del Ejército de Estados Unidos”.

Dice de ellos el historiador militar norteamericano Brian Pohanka. Un requisito para pertenecer al regimiento de zuavos era medir mínimo 1.75 m, medida por encima de los estándares del siglo XIX, incluso para el europeo común.

Con ese cuerpo de valientes, el Ejército francés, confiaba en una derrota mexicana en poco tiempo; eran invencible, ningún cuerpo militar resistía en sus ataques. En México mordieron el polvo, como leeremos mañana. Del trabajo de Ahmed Valtier y publicado en Relatos e Historias en México, núm. 69.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Un comentario

  1. Rubén González Martínez dice:

    Exelente artículo, creo que en los libros de texto no mencionan estos hechos.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.