ESFERA HUMANA

Por:

Siempre hay detalles que transforman el viaje en algo asombroso. Casa Lecanda es el hotel boutique que conserva minuciosamente los pormenores de sus espacios, sobre todo en sus interiores como resultado del diseño arquitectónico original que terminó por ser una zona espiritual íntima, reservada para quienes desean vivir la experiencia única durante su estancia por los alrededores del Centro Histórico de la capital yucateca.

Son diversas las alternativas que uno se puede encontrar en esta sitio que vive un desarrollo importante en los últimos años, Casa Lecanda es una verdadera joya que invita al descanso, a relajarse en la hermosura de sus instalaciones que cuenta con pocas habitaciones que guardan un silencio exclusivo bajo una atmósfera que comparte la misma naturaleza.

Considero que para poder apreciar en su totalidad este resort, es necesario disfrutar de todas las comodidades del hotel que ofrece especial atención a los huéspedes, en un entorno casi perfecto logrado desde el 2009 por sus nuevos propietarios, quienes tuvieron la visión y confianza en formar un equipo de trabajo con arquitectos de Yucatán para posteriormente iniciar el proceso de restauración y adaptación de la Casa Lecanda que vivió, por un tiempo, una imagen en ruinas.

Lograron el cambio que buscaban, hasta llegar al concepto de hotel boutique con el objetivo principal de conservar la autenticidad de la casa. Se puede observar como destaca la carpintería original y los pisos de barro. Todo se ajusta a un nuevo estilo de comodidades de un lujoso y moderno hotel.

Caminar por los pasillos de la casa, se conecta uno con tres patios distintos que se enlazan con los jardines exteriores que corren a lo largo de la propiedad. El primer patio cuenta con una fuente rodeada de plantas, palmeras y sobresale el piso original de piedra. Son tres fachadas de tipo neoclásico, la puerta de entrada a la mayoría de las zonas de la casa. El segundo patio, de elegantes arcos, da el acceso a las 7 habitaciones —la vegetación tropical y el agua de la piscina son parte del escenario— para muchos es el espacio ideal para librarse del calor. La tradición local de la vida yucateca se manifiesta en el tercer patio que se encuentra bajo tejas francesas, el sitio preferido para disfrutar del atardecer. Otro de los aspectos de Casa Lecanda son los auténticos techos de altura y enormes muros suavizados por el uso de la arquitectura e iluminación.

Es agradable la sensación cuando el punto de partida inicia en Mérida, se hace más fascinante cuando se visitan las atracciones arqueológicas, sitios mayas, ciudades coloniales, haciendas, y esos espacios que guarda la Península Yucatán. Y hasta la próxima, ¡abur!

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.