YO CAMPESINO

Por:

Gobierno de López, chueco, pero como sedita ante Trump

Como sedita y sin ninguna objeción, el gobierno de México recibió la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump de mantener cerrada su frontera sur por lo menos un mes más, y también la orden de abrir sectores maquiladores subsidiarios de las grandes industrias de aquél país, sin importar el costo sanitario que ello implique.

Una vez más, el gobierno de López se pliega a los intereses estadounidenses y al mismo tiempo lanza buscapiés en busca de fraguar el esquema de la Cuatro T, con todo y la centralización del mando, la economía y, en suma, todo el poder.

Incluso lo de decretar que las fuerzas armadas estén en labores de seguridad, son instrucciones del alto mando estadounidense. Se instruyó al presidente a poner atención al tráfico de drogas.

De hecho, en un tuit, el pasado día 14, el presidente Trump advierte que “México va a tomar el control de este gran problema”, y si es así, la política de besos y abrazos decretada por el Pontífice de Palacio Nacional, deberá cambiar, salvo que se enfrente a la cólera de su gran amigo del norte.

El mensaje de Trump que seguramente le fue transmitido con antelación por el embajador de EU en México, se originó luego del descubrimiento de un narco túnel en la frontera, entre la Mesa de Otay, en Tijuana y San Ysidro, California.

Este tema se presenta justo en medio de la discusión de si López sabía la propuesta de Alfonso Ramírez Cuéllar, dirigente de Morena para convertir al Inegi en la Gestapo mexicana para otear hasta en los domicilios de los ricos de México, con la finalidad de que aporten lo necesario para disminuir desigualdades.

Tal hecho es propio de un pensamiento añejo pero inalcanzable porque cuando por fin se instaura un régimen como el que quiere López, de todos modos, quedan muchos ricos, generalmente de nuevo cuño y que integran la cúpula del poder y los pobres, ahí siguen como la fuerza generadora de plusvalía económica.

Pero más allá de ese tema y el de la intentona de frenar la generación de energías renovables por parte de empresas privadas, sin descontar otras desacertadas decisiones que nos desacreditan a nivel internacional y que de acuerdo con el Bank of America nos coloca al filo del abismo, la verdad es que a estas alturas el tlatoani moreno, debe estar convencido de que su proyecto de Cuatro T es irrealizable.

Los parámetros financiero-económicos no van a cambiar porque hoy como nunca, se conoce el fracaso de regímenes feudales llamados comunistas y socialistas donde una élite manda y se enriquece, mientas los demás son proletarios, y porque hasta algunos países con tintes totalitarios como China y Rusia, se mueven en el mercado, justo o injusto, pero es el que les ha permitido crecer y combatir la pobreza sin ocultar a los millonarios empresarios nacionales y foráneos que impulsan sus economías.

De tal suerte que intentar jugar en otra cancha de una izquierda pasada de moda, no sólo es un error económico sino social y, al menos, de una visión sesgada o miope de los procesos globalizadores que hasta son culpables de males generalizados como la pandemia de COVID-19.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.