FONDEN PODRÍA DESAPARECER

Por:

La desaparición del Fonden (Fondo para Desastres Naturales) colocaría a nuestro país en las condiciones imperantes en los años 1982 y 1985. Un retroceso de 35 años; además dejaría sin protección a las comunidades de escasos recursos que sufran los embates de fenómenos naturales, advierte Anayeli Mejía Reséndiz, presidenta del Consejo Supremo Hñahñú (CSH), ante la iniciativa presentada por Dolores Padierna, diputada de Morena, el partido del presidente Andrés Manuel López y con mayoría en el Poder Legislativo.

Dicho Fondo cuenta con disponibilidad de 7 mil 129 millones de pesos y cuya bolsa que no depende de un presupuesto anual, sirve para hacer frente a los desastres naturales como sismos o huracanes e incluso para obras y acciones de prevención. Además activan la economía local después de un desastre natural, es decir dan empleo, las cosechas son blindadas y protege a las familias pobres.

Las víctimas de las catástrofes naturales, que ni siquiera deben conocer la iniciativa de Morena que ya fue turnada a comisiones para que sea dictaminada, por el momento se encuentra congelada, sin embargo lo harán con su mayoría, lo mismo que será aprobada cuando llegue, en algún momento, al pleno.

Es evidente que los temas sensibles de la sociedad, no son el fuerte del presidente Andrés Manuel López, lo ha mostrado en cada acción, dicho o texto publicado.

Para el presidente parece más importante buscar recursos para mantener sus programas sociales a costa de los pobres, que son las principales víctimas de los desastres naturales y los principales beneficiarios del Fonden.

La iniciativa no prevé mínimos lineamientos o reglamentación para el uso del dinero y su respectiva rendición de cuentas, pues sólo mandata que los recursos sean transferidos a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Es decir, la dependencia tendría recursos extra fuera del presupuesto y sin etiquetar.

En todo caso, dice, debía haber una revisión de cada fideicomiso para evaluar cómo operan y su posible mejora; Eliminarlos por principio, es una idea que no tiene mucho sustento y van a generar mucho daño.

“El dinero se iría a una caja negra, con un manejo discrecional y con mayor opacidad de la que se supone van a remediar, porque realmente no sabemos si se usará para la pandemia o va a terminar en El Tren Maya, la Refinería Dos Bocas o en el Aeropuerto de Santa Lucia”, finalizó la líder del Consejo Supremo Hñahñú

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.