MURIÓ POBRE E IGNORADA LA PRIMERA EMPERATRIZ

Por:

La vida de Ana María cambió: la gesta libertaria haría que su vida se transformara. Iturbide le escribía y, ella contestaba. Hasta que una dispensa permitió el retorno de Iturbide. Los Iturbide se trasladaron a la Ciudad de México. Ana María daría a luz a un total de diez hijos.

Entre 1815 y 1816 la reputación de la familia Iturbide Huarte decayó debido a las acusaciones de malversación de fondos por parte del michoacano y con la relación de la “Güera” Rodríguez hundieron moral y económicamente a la familia.

El 18 de mayo de 1822 Agustín de Iturbide fue entronizado en la catedral de la ciudad de México y Ana María fue la emperatriz del Anáhuac.

Para su manutención se les asignó un millón y medio de pesos, servidumbre, títulos y el cumpleaños de Agustín de Iturbide fue declarado fiesta nacional. A la emperatriz Ana María le fue asignada una dama principal, siete damas, nueve damas honorarias y siete damas de cámara.

La pareja imperial se mantenía alejada. Iturbide conservaba su relación con la “Güera” Rodríguez, con quien derrochaba su fortuna, la emperatriz vivía en depresión: se refugió con sus hijos en un convento y se volvió adicta a los dulces de leche. Ana María de México subió de peso drásticamente.

El 19 de marzo de 1823 Iturbide abdicó, la familia imperial lo acompañó en el exilio en Italia y Londres. Un año más tarde la familia retornó a México. El 16 de julio de 1824 Agustín de Iturbide fue aprehendido y fusilado.

Le fue entregado el cuerpo, Ana María vistió a Iturbide con el hábito de San Francisco y lo enterró. Radicó en Filadelfia hasta su muerte.

Tras perder la pensión otorgada por México en 1847, la emperatriz acudió al presidente estadounidense James K. Polk. El mandatario se negó a ayudarla.

En la pobreza y total abandono familiar, la exemperatriz murió el 21 de marzo de 1861. Fue enterrada en el cementerio de la Iglesia de San Juan Evangelista. En una tumba austera, sólo se grabaron las siglas AMH. FUENTE México Desconocido.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.