SUPONIENDO, SIN CONCEDER

Por:

En contra de todos los pronósticos en México, al menos en los últimos dos meses (abril y mayo) la incidencia delictiva va a la baja. El problema a mi parecer estriba en que ni el gobierno conoce la razón de esto. Como hemos visto la estrategia en este sexenio ha consistido en que no hay estrategia, de esta manera los operadores del sistema se ha limitado a ser voceros de los hechos, así estamos en materia de salubridad general, en que únicamente se limitan a decirnos cada día cuantos muertos más, lo mismo ocurre en materia económica en donde se agradecen las remesas de nuestros paisanos en Estados Unidos –que no es estrategia del gobierno empero se asume como si lo fuera-… En fin, como es de esperar en el caso de la seguridad pública en donde hemos visto casos en que detienen a varias personas para más tarde o temprano tenerlas que dejar en libertad, el caso más reciente son los detenidos supuestos integrantes del grupo de Santa Rosa de Lima. En este sentido se entiende que ahora incluso el general secretario de la Defensa tenga que andar informando de las cifras de la inseguridad en nuestro país.

De cualquier forma las estadísticas oficiales dan cuenta que al menos de abril para mayo han descendido los índices delictivos en casi la mitad de los delitos que se registran, y eso ya es demasiado en un país como el nuestro. Así, han descendido los índices delictivos del homicidio, feminicidio, secuestro, extorsión, robo a transporte, robo a transeúnte y trata de personas, por cierto delitos que más impactan al grueso de la población general.

En términos generales, si se consideran todos los delitos registrado, la incidencia delictiva descendió de forma más dramática en el mes de abril de 2020, al pasar de 171,354 delitos registrado en marzo a 119,784 en abril, un record sin duda histórico que desde luego nos debe concitar a revisar, estudiar y analizar qué fue lo que ocurrió, qué estrategia tan exitosa implementó el gobierno para lograr este estado de cosas. Desde luego, se debe tratar de un cambio estratégico que no hemos advertido y que por supuesto no nos quieren decir para que no arruinemos las cosas. Esperemos, realmente deseemos que sea ello lo que acontezca y no dos hipótesis siniestras:

a) Qué la incidencia delictiva real no haya bajado, solamente sea la estrategia del gobierno de esconder delitos o desmotivar la denuncia, como ocurrió en los viejos buenos tiempos en la Ciudad de México, que incluso nos hizo tener la ilusión –por un buen rato- de que la megalópolis era segura, y los provincianos desmañanados (por el cantar de los gallos) querían irse a vivir a la gran ciudad por la seguridad que ofrecía (aunque algunos siguen creyendo que sí la ofrece).

b) Que todo esto se deba al Coronavirus.

Yo quisiera creer que el gobierno está trabajando en el tema y no pensando en las elecciones del próximo año.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.