494 AÑOS DE FESTEJOS TAURINOS EN MÉXICO

Por:

Amigos de Frecuencia LM, gracias a Dios, los puedo volver a saludar, tras una semana agitada y vertiginosa, deseo que se encuentren bien junto a sus familias. El pasado miércoles 24 de junio, el día de San Juan, se cumplieron 494 años de que, de acuerdo a la historia, se celebró el primer festejo taurino en México, así lo narra Bernal Díaz del Castillo en “La verdadera historia de la conquista de la Nueva España”.

Fue el 24 de junio de 1526, el motivo fue celebrar el regreso de Hernán Cortés, de La Hibueras, lo que hoy es Honduras, el responsable de montar el festejo fue Juan Gutiérrez Altamirano, Conde de Calimaya, primo de Cortes, quien a la postre fundó la ganadería de Atenco, que es considerada la más antigua del mundo, donde se crían toros de lidia. El lugar del festejo fue en la zona que hoy ocupa el Monte de Piedad, aunque hay otra versión que asegura que este festejo se llevó a cabo a un costado de donde hoy se encuentra la Torre Latino Americana.

Este hecho deja en claro que la historia de lo que hoy es México, va de la mano de los festejos taurinos, que es una de las principales herencias, junto al lenguaje y la religión, que quedaron tras la conquista española.

No se puede hablar de México, sin hablar de corridas de toros, las que han evolucionado así como ha evolucionado nuestro país, los festejos taurinos son un espectáculo, son una industria, son una fuente ecológica, son historia y son cultura, pero lo principal es que son parte de nuestra identidad.

Hoy día surgen voces contrarias a todo esto, voces que puedo asegurar, muchas de ellas, desconocen de la historia de esta actividad y de cómo está ligada a nosotros como sociedad, buscan mil formas de justificarse, que si el maltrato animal, que si generan violencia, que si perturban el desarrollo y el crecimiento de los niños, excusas y más excusas con las que se pretenden eclipsar 494 años de historia taurina.

También en emisiones anteriores comente que la pandemia que hoy vivimos, que es algo muy negativo, nos iba a dejar muchas cosas positivas y el tema taurino no iba a ser la excepción, pues bien de entrada diré que para los anti-taurinos, esta pandemia les ha dado un golpe contundente en uno de sus argumentos más fuerte, el defender al toro, el COVID-19, que ha frenado la actividad de este mundo, ha provocado que no haya corridas de toros, esto ha generado que cientos de toros que estaban listos para cumplir su objetivo en una plaza de toros, no lo hayan podido hacer, con ello encontraron otro destino, el rastro, a donde hasta ahora ningún grupo defensor del toro de lidia ha ido a protestar para que no mueran en el mencionado lugar. Queda claro que la muerte de uno o cientos de toros no les interesa.

A principios de este mes, nuestros diputados volvieron a poner el dedo sobre el tema de prohibir a los niños el acceso a las plazas de toros, sus argumentos, los mismos de siempre, que es un espectáculo que genera violencia que perturba la mente y el desarrollo de los infantes, y suman su trillado argumento de que están en contra del maltrato animal. Increíblemente muchos de estos mismos diputados promueven y están a favor del aborto y el fomento de la igualdad de género, lo que claramente lleva a la extinción de la familia y a la postre el final de la humanidad.
¿Dónde está la congruencia?, ¿Cómo puede ser más importante la vida de un toro, que cumple con su fin, que es el consumo humano, que la de un ser humano no nacido?, si de verdad su preocupación fuera que los niños estén alejados de fuentes generadoras de violencia, tendrían que hacer muchas cosas más, que querer erradicar las corridas de toros. No tengo el dato exacto de que porcentaje de niños a nivel nacional tienen contacto con la tauromaquia, ya sea como aficionados o practicantes directos de la misma, pero si estoy seguro que es mínimo, pero lo que si les puedo asegurar que los infantes que tienen contacto con el mundo del toro de lidia, son completamente diferentes a los que no están en contacto con las corridas. Hoy los políticos quieren defender a los niños al igual que al toro, sin conocer del tema.

Un niño que participa de manera indirecta o directa de la tauromaquia, crece con valores, que hoy día ya no son comunes. A lo largo de mi vida he conocido a muchos pequeños que han vivido cobijados por la tauromaquia, y la mayoría de ellos hoy día son personas respetuosas, trabajadoras, son gente culta y que tienen una mente clara para alcanzar sus metas, lo que los hace gente exitosa.

Dudo que los que hoy pretenden prohibir el acceso de niños a los toros, hayan hecho un análisis a conciencia de lo que acabo de mencionar.

Antes de pretender exponer a los festejos taurinos como una fuente de violencia, se debería de prohibir el noventa por ciento de lo que ven los pequeños en la televisión, se debería de fomentar la unión familiar y no la desunión, hoy día un niño o una niña están más expuestos a la violencia con la simple acción de encender un televisor,  o entrar al internet a través de un teléfono celular o una computadora.

Con esto que expongo, queda claro entonces que así como es mentira que la preocupación de esta gente sea el bienestar de los toros, también lo es alejar a los niños de la supuesta violencia que genera una actividad con 494 años de historia, nada más en nuestro país, porque a nivel mundial esta actividad tiene una larguísima historia, que va ligada a la misma humanidad.

Pues bien, si este no es el fondo entonces por qué atacar con tanta ferocidad a esta actividad…  Lo hacen porque es una tradición arraigada en los lugares donde se practica, porque es una actividad que da identidad y resulta que hoy día, en el mundo hay un grupo de gente que está en contra de todo lo que sean tradiciones, hoy es cada día más común escuchar sobre el Nuevo Orden Mundial, ese es el problema, quienes fomentan este nuevo orden son los que están principalmente en contra de la tauromaquia, son los que patrocinan todas estas campañas en el mundo para erradicar las corridas de toros, todo porque en el mundo que visualizan y pretenden implantar, algo como los festejos taurinos no cabe, este grupo compuesto por la gente más rica del mundo, que quieren hoy día manejar los hilos de la humanidad y que se sienten además dioses que quieren controlar costumbres y destinos, son los que están detrás del telón y son los que manejan, insisto, a todos los que hoy día levantan la bandera en contra de las corridas de toros.

La teoría de conspiración acerca del llamado Nuevo Orden Mundial afirma la existencia de un plan diseñado con el fin de instaurar un gobierno único, colectivista, burocrático y controlado por sectores elitistas y plutocráticos a nivel mundial.

Hoy son los toros, pero más adelante será todo aquello que de identidad a un pueblo, educación, religión y cultura. Si, el mundo está cambiando, esa es una realidad. Pero se le olvida una cosa a esta gente, la humanidad y los festejos taurinos son dos árboles que han crecido juntos y sus raíces están entrelazadas al punto que no puede vivir uno sin el otro, el que pretenda acabar con uno acabara con el otro.

Ojalá la tauromaquia nunca muera, ojalá el respeto prevalezca y quienes vivimos inmersos en ella la sepamos defender de sus atacantes y así se pueda llevar a que cumpla muchos años más.

El futuro de las corridas es tambaleante si, así mismo como hoy día es tambaleante el futuro de la humanidad.

Hasta la próximo primer Dios.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.