EX HACIENDA DE CHAUTLA, TAN BELLA COMO UN CUENTO DE HADAS

Por:

La Ex-Hacienda de Chautla es uno de los principales atractivos turísticos de Puebla: parece una fantasía, constituye un escenario de ensueño, salido directamente de un cuento de hadas.

Pese de que hoy es un lugar de descanso y relajación, con 60 hectáreas, fue un feudo que tenía su propia cárcel y que contó con la primera planta eléctrica del continente americano.

La evolución de sus jardines de estilo inglés, senderos boscosos, capilla, museo y cocina de talavera poblana comienza en el siglo XVIII.

El 17 de noviembre de 1777, Fue parte del marquesado “Selva Nevada”, concedido por el rey Carlos III a Manuel Rodríguez de Pinillos y López Montere. Contaba con más de 60 hectáreas, con terrenos y ranchos en Puebla y Tlaxcala.

Después de varios cambios de dueño, todos de la misma familia, la Hacienda alcanzó su esplendor en el siglo siguiente, bajo el mando del Monseñor Eulogio Gregorio Gillow y Zavalza y su padre, Thomas Gillow, de origen inglés.

Cuando murió Mr. Thomas, su hijo realizó mejoras de comunicación ferroviaria en sus terrenos, además de que introdujo la electricidad.
Dicho castillo fungiría como la casa magisterial. En 1903, el visionario propietario construyó la primera planta hidroeléctrica de Latinoamérica en el Río Atoyac.

Sin embargo, su opulencia pasó a manos del gobierno en 1914, cuando la Hacienda se expropió y se realizó la repartición de sus 6000 hectáreas.

En 1922, el presidente Álvaro Obregón le devolvió 150 hectáreas al Monseñor.

La hacienda pasó a manos de su sobrino, Ignacio Kasuki, quien vendió los terrenos a la Secretaría de Defensa. Finalmente, Don Luis Ocejo Mirón la compró en 1968 para convertirla en una casa de descanso.

FUENTE: MXCITY.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.